Denuncian detención de empresario turístico por sumarse a paro en Nicaragua

Managua, 10 sep (ACAN-EFE).- El empresario turístico y concejal opositor nicaragüense José Ángel Granados fue detenido por las autoridades del país por haberse sumado el paro nacional el viernes pasado, denunció hoy el partido político al que pertenece.

Según el partido opositor Ciudadanos por la Libertad (CxL), el empresario decidió cerrar el viernes su hotel Villa Jiquilit, en las costas del municipio de Tola, departamento de Rivas, en el Pacífico sur de Nicaragua, como una manera de sumarse al paro nacional, que tuvo como objetivo demandar la libertad de los “presos políticos”.

Ese mismo día, según la denuncia, un grupo de ocho policías acompañados de cinco civiles armados y encapuchados entraron de manera violenta al hotel donde se encontraba Granados y después de golpearlo, hasta dejarlo inconsciente, fue trasladado a la cárcel El Chipote, en Managua.

El empresario turístico, que fue candidato a alcalde por el municipio de Tola, es actualmente concejal y desde su cargo como vicepresidente departamental CxL en Rivas ha participado en las protestas cívicas en esa ciudad en demanda de justicia y democracia, de acuerdo con su colectivo.

“La dirigencia de Ciudadanos por la Libertad exige una vez más la libertad para Ángel Granados, quien solo se unió al paro nacional al igual que centenares de grandes y medianos empresarios de todo el país”, indicó ese partido.

Nicaragua vive desde el 18 de abril una crisis social y política que ha generado varias protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega y un saldo de más de 400 muertos, según organismos de Derechos Humanos locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo cifra en 198 los fallecidos.

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) ha responsabilizado al Gobierno de “más de 300 muertos”, así como por ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual.

En una entrevista con la Agencia Efe en Managua, el presidente Ortega negó que haya sofocado las protestas con represión, dijo no sentirse responsable de las muertes en las calles durante los últimos meses y culpó a EE.UU. y al narcotráfico de financiar, apoyar y armar a grupos violentos.

Las manifestaciones contra Ortega comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder. ACAN-EFE