Denuncian ocupación por la fuerza de universidad más grande de Nicaragua

www.laprensa.com.ni

Managua, 10 may (EFE).- El Consejo Universitario de la estatal Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), la más grande del país, denunció hoy “la toma a la fuerza” del recinto “Rubén Darío” por parte de “elementos ajenos” a esta institución educativa.

“Denunciamos la ocupación por la fuerza de diversas instalaciones de la UNAN-Managua, lo que ha ocasionado pérdidas materiales y afectación a la vida académica, administrativa y al presupuesto universitario”, según una resolución de esa casa de estudios, leída por su secretario general, Luis Alfredo Lobato Blanco, en rueda de prensa.

Los estudiantes se tomaron la sede universitaria en protesta porque los miembros de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN) defienden los intereses del Gobierno de Daniel Ortega y no los del estudiantado, en medio de una crisis que ha dejado al menos 47 muertos, la mayoría universitarios, según los nuevos líderes juveniles que se tomaron la UNAN-Managua.

Los estudiantes exigen la desintegración de UNEN para poder continuar con las clases, ya que temen represalias de sus dirigentes quienes participaron en las manifestaciones masivas contra el Gobierno de Ortega desde el 18 de abril pasado.

En su resolución, las autoridades universitarias responsabilizaron públicamente “a quienes han ejercido y ejercen dicha ocupación ilegal, que ha provocado la alteración del orden constitucional y académico”.

“Al mismo tiempo denunciamos públicamente la injerencia de personas y grupos ajenos a la comunidad universitaria, interesados en la desestabilización de Nicaragua”, agregaron.

En esta resolución, el Consejo Universitario de la UNAN-Managua instó a las familias nicaragüenses a defender “la universidad pública, gratuita y de calidad para el servicio del pueblo, como derecho humano fundamental e inalienable”.

“Ello pasa por la defensa de la Ley de Autonomía de las Instituciones de Educación Superior y nuestra misión y visión, en consonancia con los grandes intereses nacionales”, indicaron en ese documento.

Asimismo, expresaron “su profundo pesar por la pérdida de valiosas vidas humanas, heridos y mutilados, así como la destrucción de bienes y propiedad pública y privada.

La comunidad universitaria de la UNAN-Managua sostuvo que el diálogo y la convivencia pacífica entre los nicaragüenses y la búsqueda de la justicia es la única vía para seguir avanzando en el desarrollo integral de este país.

La administración de la UNAN mantiene suspendidas las clases en todas sus sedes hasta tanto la situación no vuelva a la normalidad.

Nicaragua atraviesa una crisis que hoy cumple 23 días, debido a multitudinarias manifestaciones a favor y en contra del presidente Ortega, que comenzaron con protestas en rechazo a unas reformas a la seguridad social y que continuaron a pesar de que el Gobierno revocó esos cambios.

Desde que comenzaron las protestas los enfrentamientos violentos causaron al menos 47 muertos, la mayoría entre el 18 y el 22 de abril pasado, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), mientras que otras organizaciones humanitarias elevaron a 63 el número de los fallecidos.

Nicaragua está pendiente del comienzo del diálogo que protagonizarán el Gobierno y el sector privado, con la Conferencia Episcopal (CEN) como mediadora, aunque todavía no se ha establecido una fecha para su celebración. EFE