Inicio > Noticias > Internacional > Denuncian que Policía de Nicaragua impide ayuda a hijos de “presos políticos”

Denuncian que Policía de Nicaragua impide ayuda a hijos de “presos políticos”

Managua, 2 feb (EFE).- La Unión de Presos Políticos Nicaragüenses (UPPN) denunció este domingo que la Policía de Nicaragua impidió la recolección de materiales escolares para estudiantes pobres, que no tienen cuadernos ni lápices porque sus padres están en la cárcel, tras repudiar al presidente Daniel Ortega.

Al menos dos centros de acopio de materiales escolares debieron cerrar pocas horas después de haber sido abiertos en Managua, debido a la fuerte presencia policial, dijo a EFE la integrante de la UPPN, Ana Patricia Sánchez.

Un tercer depósito fue cerrado de forma abrupta ante la aparición de policías y paramilitares en la ciudad de Matagalpa, en el norte de Nicaragua, confirmó otra fuente de la UPPN.

El asedio de policías y paramilitares tuvo como objetivo evitar que las personas brindaran ayuda humanitaria a los hijos de los “presos políticos”, que a un día del inicio del año escolar no tienen cuadernos, lápices, mochilas, uniformes, ni zapatos, para asistir a la escuela, debido a que sus padres fueron detenidos ilegalmente, explicó Sánchez.

La campaña, organizada por la Red de Empresarios, Emprendedores y Profesionales Azul y Blanco, tenía como objetivo entregar cuadernos y lápices a unos 126 niños, que son hijos de 75 “presos y excarcelados políticos”, quienes no tienen acceso a ingresos que permitan enviar a la escuela a sus hijos con todo lo que necesitan.

La operación policial en contra de los niños pobres se dio tres días después de que el Gobierno entregó mochilas llenas de materiales escolares a 10.781 hijos de agentes policiales, valoradas en cerca de medio millón de dólares.

A pesar del operativo de la Policía nicaragüense, al menos tres centros de acopio de donaciones pudieron permanecer abiertos en diferentes ciudades del Pacífico de Nicaragua, indicó la UPPN.

“Esperamos poder suplir aunque sea unos cinco cuadernos para cada niño, pero va creciendo el número de los que necesitan, sin embargo la gente en Nicaragua es bien solidaria”, sostuvo Sánchez.

Las restricciones y el asedio de policías, paramilitares y las llamadas “turbas sandinistas” en contra de los opositores son fuertes en Nicaragua, especialmente desde el estallido social contra Ortega, en abril de 2018, lo que desembocó en la peor crisis del país en décadas.

En noviembre pasado 16 opositores fueron capturados por la Policía mientras intentaban dar agua a nueve mujeres que hacían huelga de hambre por la liberación de sus hijos disidentes.

La crisis ha dejado cientos de presos, muertos o desaparecidos, miles de heridos, y decenas de miles han decidido huir al exilio.

Organismos defensores de los derechos humanos nacionales e internacionales responsabilizan por la violencia a Ortega, quien dice ser víctima de un “golpe de Estado fallido”.

Una crisis similar no se observaba en Nicaragua desde los años 1980 a 1990, también con Ortega en la Presidencia. EFE

%d bloggers like this: