Deportan a 16 menores guatemaltecos de Estados Unidos y México

El Popular

(Actualiza el número de migrantes y las edades. Con más información)

Guatemala, 7 ago (EFE).- Unos 16 menores guatemaltecos llegaron hoy al país centroamericano deportados de Estados Unidos y México, informó hoy una fuente de la Cancillería.

Asimismo, explicó a Efe que los menores, de entre 5 y 16 años, son siete niños no acompañados que llegan de México tras la deportación.

Y detalló que otros 9 niños fueron deportados de Estados Unidos, de los que tres fueron separados por la política de “tolerancia cero” y los demás son no acompañados.

Los pequeños, provenientes de Todos Los Santos en Huehuetenango y Jalapa, llegaron en un avión comercial al aeropuerto internacional La Aurora.

Luego fueron enviados a una sala específica donde los recibió personal de la Secretaría de Bienestar Social, del Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Procuraduría General de la Nación.

La Cancillería de Guatemala dijo que el número de menores separados en la frontera sur de Estados Unidos por la política de “tolerancia cero” es de 2.279, y con la llegada de estos tres se elevan a 56 los reunificados con sus familias.

Estados Unidos enfrenta una nueva crisis en la frontera sur, donde la gran mayoría de los inmigrantes ilegales que llegan son guatemaltecos, hondureños y salvadoreños, solo 150.000 en los primeros seis meses del año.

Esta situación motivó la polémica política de “tolerancia cero” contra la inmigración, que llevó al Gobierno de Donald Trump a separar de sus padres a cerca de 3.000 menores de edad desde el pasado 7 de mayo, medida que fue finalmente suspendida a mediados de junio por las enormes críticas recibidas.

Los 16 menores que llegaron este martes fueron entregados a sus familias esta misma tarde.

Uno de los padres, agradeció que su pequeño esté “con salud” y dijo que los separaron el pasado 18 de marzo, poco después de cruzar la frontera, y que lo obligaron a firmar “una deportación” amenazándolos con encerrarlos más tiempo si no lo hacían.

“Nos dijeron que nos íbamos a venir en el mismo vuelo y pasaron cinco meses”, zanjó. EFE