Desaparecen y localizan a hermanos por el rumbo de La Flor

Una descompostura y falta de señal telefónica causaron la alarma

 

Intensa búsqueda se ha registrado desde la noche del sábado y mañana del domingo para tratar de localizar a dos adultos y dos menores quienes al acudir a una convivencia de “jeeperos” desaparecieron sin que se tenga la menor idea de su rastro.

Es la mañana del domingo cuando el caso se hizo público en redes sociales donde algunos familiares de los hermanos Ortiz Nájera hicieron pública la pérdida de contacto alguno cuando se dirigían al poblado El Quelite, por el rumbo de la carretera a La Flor.

Quienes desaparecieron por varias horas fueron los hermanos Alejandro y Daniel, de apellidos Ortiz Nájera, de 38 y 36 años, respectivamente, así como los hijos de estos Iker Alejandro Ortiz Villegas, de 2 y Daniel Alejandro Ortiz Reyes, de 11, todos con domicilio en esta ciudad capital.

Y es que sus familiares totalmente desesperados activaron la emergencia en sus redes sociales para que autoridades y ciudadanía ayudara para tener algún tipo de contacto  o dato de ellos, ya que tenían programado llegar al punto de reunión alrededor de las 23:00 horas en el sitio antes descrito.

Horas más tarde y al activarse el apoyo por parte Protección Civil de Estado y Municipio, así como con el apoyo del helicóptero del Gobierno y los drones se logró ubicar a los antes mencionados sobre un camino con rumbo a pedir auxilio.

Al ser abordados y entrevistados manifestaron que tras dos pinchaduras y quedar embancados en una piedra la unidad no pudo seguir su marcha, y ante la falta de señal no había la posibilidad de pedir apoyo mediante el teléfono hasta que se pudieron ubicar vía aérea.

Las personas extraviadas presentaban buen estado de salud y  no se tuvo la necesidad de ser trasladados para recibir atención médica.

La falla mecánica se produjo en un punto localizado entre los poblados El Arco y El Quelital, municipio de Durango, precisamente donde fueron hallados por gente de la Unidad Estatal de Protección Civil.

Los rescatistas advirtieron alguna afectación emocional de tres de las cuatro personas, especialmente los niños, y se les trasladó a esta capital, en tanto que la cuarta se quedó a cuidar el Jeep mientras llegaba auxilio para reparar la avería y trasladarlo a esta capital.