Descartan riesgos de salud en Parque Guadiana

Después del fallecimiento de la deportista Ahmira Majul Romero a consecuencia de una extraña infección bacteriana contenida en las heces de las aves, contraída tras una caída en el Parque Guadiana, las autoridades del Municipio aseguran que la limpieza en los parques y las plazas está asegurada, por lo que no existe un riesgo de salud pública.

Fue en septiembre de 2015 que la bolichista y atleta Ahmira Majul Romero, de 21 años de edad, practicando caminata en el Parque Guadiana tropezó haciéndose una herida en la pierna por la cual ingresó a su cuerpo una bacteria que se encuentra en las heces fecales de ciertas aves, lo que derivó en una terrible enfermedad que terminó por costarle la vida el pasado viernes.

Ante esto David Payán Guerrero, titular de la Dirección Municipal de Servicios Públicos, explicó que la limpieza que realiza el personal de Aseo Urbano, tanto en los parques Guadiana y Sahuatoba como en las Moreras, las Alamedas y la Plaza de Armas, entre otros sitios arbolados de la ciudad, es continua en el sentido de ofrecer espacios limpios y saludables a la ciudadanía.

Declaró que específicamente en el Parque Guadiana la dependencia a su cargo destina 60 trabajadores para cubrir más de 40 hectáreas de terreno, enfocándose en el aseo de las zonas donde existe mayor concentración de aves y de tránsito humano de corredores, quienes son lo que utilizan la mayoría de los espacios como la pista de caminata, la ciclovía y el área de ejercitamiento.

El funcionario municipal ahondó que para ello se utiliza una mezcla de agua y cloro para poder eliminar los residuos que dejan las aves, sin embargo la población de estas es elevada en comparación de las que pueden habitar otros espacios arbolados, ya que en el parque se tienen registradas poblaciones de zopilotes, palomas, garzas, colibríes, carpinteros, etcétera.

Agregó que al Guadiana acuden semanalmente más de 30 mil personas, por lo que se está consciente de la necesidad de cuidar este tipo de aspectos al igual que la contaminación que pueden representar los desechos de las mascotas que acompañan a las personas; “hemos concientizado este tipo de aspectos con los propios visitantes, para que se hagan cargo de las heces”, dijo.

Fue enfático al comentar que si bien se han aplicado algunas estrategias rudimentarias para ahuyentar a las aves de zonas que estaban prácticamente sepultadas por los desechos orgánicos, como halos de luz y cohetes, el parque también es un micro ecosistema que funge de hogar de estos animales, resaltando que no se ha tenido ningún caso similar al de Ahmira.