Descendiente de mixtecos es coreógrafo y bailarín de obra canadiense

20160207140102_131Toronto, 7 Feb (Notimex).- El descendiente de indígenas mixtecos de Puebla, Carlos Rivera, es ahora bailarín y coreógrafo de la compañía teatral canadiense Red Sky, que inicia esta semana una nueva temporada de la obra “Mistatim”, de la cual es protagonista.

Su gusto por la danza comenzó cuando su madre los inscribió a él y a su hermano en clases de danza cuando eran niños. Después estudió en la Escuela de Danza de la Ciudad de México y en el Centro de Investigación Coreográfica (Cico) del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Su dedicación a la danza lo hizo ganar una beca del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes para estudiar un verano en The Banff Centre for the Arts en Alberta, uno de los más importantes a nivel mundial para el desarrollo de las artes.

“Fui becado por un verano pero estuve varios años, como estudiante, como bailarín y actor, después fui maestro y coreógrafo”, explicó en entrevista con Notimex con motivo del estreno de la obra el próximo 9 de febrero en el Young People’s Theatre de Toronto.

En sus estudios en Alberta conoció a la directora artística Sandra Laronde, quien lo invitó a trabajar para la compañía Red Sky, donde “he sido bailarín, actor, director de ensayos y ahora soy artista asociado, o sea trabajo directamente con Sandra en la parte artística”.

“Mistatim” es un término en lengua indígena Cree –uno de los mayores grupos indígenas en Canadá- que quiere decir “horse”, caballo.

Con un atuendo indígena canadiense y cubierto con un armazón en forma de cabeza y melena de caballo, Carlos Rivera da vida a este personaje central en una historia de reconciliación entre indígenas y hombres blancos.

En pleno siglo XXI Canadá vive un proceso de reconciliación con los aborígenes de las primeras naciones, cuya mayoría fue víctima de las residencias escolares administradas por la iglesia católica y donde se dieron miles de casos de abuso y muertes.

“En esta obra yo soy el personaje principal, además hay dos personajes, una niña indígena Cree y un niño blanco granjero. La obra toca temas muy actuales como la reconciliación entre el gobierno y los indígenas. Canadá está aprendiendo a reconocer a sus grupos indígenas”.

También se habla sobre cómo aprender a tratar a los animales, con respeto, aprendiendo de ellos.

“Es importante que la sociedad contemporánea voltee a ver a los indígenas con respeto, que se respeten sus derechos como el agua, la tierra, sus tradiciones, su territorio, su autonomía”.

Carlos Rivera destacó que con trabajos como esta obra familiar “queremos hacer conciencia en nosotros y los demás sobre la importancia de estos temas”.

“El primer ministro Justin Trudeau ha reconocido que debe haber un respeto y reconciliación con los indígenas de las Primeras Naciones, una relación de nación a nación, y creo que México, con un gran legado cultural y diversidad de expresiones indígenas, debiera hacer lo mismo”, agregó.

Además de danzar y hacer coreografía para esta compañía canadiense, creada en el 200 y que ha ganado premios, Rivera quiere producir sus propios proyectos sin olvidar sus raíces indígenas.

Rivera nació en la ciudad de México, pero desciende de una amplia familia de diferentes poblados de la sierra norte de Puebla. Un grupo de danza azteca en Toronto escogió a Rivera como “mentor” para aprender arte escénico.

“Me gustaría colaborar con más artistas mexicanos, exponer nuestras ideas aprovechando la cultura que traemos y hacer colaboraciones con México, regresar a las raíces”.

Consideró que en México existe un nivel impresionante en las artes escénicas: “mi educación en México fue fundamental para que yo pudiera ingresar aquí en Canadá, donde es un nivel muy alto”.

Entre los trabajos escénicos de Rivera están las obras “Bosque Sagrado”, “Jardines y Santuarios”, “Memorias del Fandango”, “From the Aztlan to the Zocalo” y “I’m not the Indian you have in mind” (No soy el indio que tienes en mente).

Esta última se presentó en el principal centro para las artes de Toronto, el Harbourfront Centre.

Como parte del equipo de producción de Red Sky, el danzante mexicano ha pisado escenarios de Europa, Estados Unidos, Canadá, México, Mongolia, China e Islandia.

Con la primera temporada de “Mistatim”, en 2015, realizó una gira por ocho estados de la Unión Americana, además de Columbia Británica, Alberta y Ontario.

En esta segunda temporada, del 9 al 19 de febrero, la obra estará en Ontario y después se verá en teatros de Columbia Británica, Alberta, Saskatchewan y posiblemente se lleve a Nueva Zelanda y Australia.

Red Sky participó en 2012 en el Festival Internacional de Puebla con la obra “El cuervo se robó el Sol”, la cual fue presentada en inglés con subtítulos en español.

En 2004 también hizo una coproducción con México con artistas mexicanos y canadienses, con la obra “Las Américas bailando”, en el Centro Nacional de las Artes.