Destruyen armas largas y cortas

  • Con esto se evita que puedan ser utilizadas en la comisión de delitos

Por: Martha Medina

El Ejército Mexicano destruyó 102 armas de fuego, entre largas y cortas, que fueron aseguradas recientemente a delincuentes, con el propósito de que no puedan ser utilizadas de nuevo, en un acto protocolario que encabezaron el Comandante de la Décima Zona Militar, general Jesús Arévalo Espinoza y el gobernador del estado, José Aispuro Torres.

Fue en las instalaciones del campo militar que se ubica en el poblado 5 de Mayo donde se llevó a cabo el protocolo para la destrucción de armas de fuego decomisadas por el Ejército Mexicano, de las cuales 56 eran cortas y 46 largas, además de 211 cargadores, 4,250 cartuchos, 137 casquillos y 10 ojivas, ante la presencia de autoridades civiles y militares que atestiguaron este proceso para evitar que todos estos artículos puedan ser utilizados de nuevo.

Al referirse a este acto protocolario, el general Arévalo Espinoza, en entrevista previa informó que aunque se pudiera considerar la posibilidad de utilizar parte de estas armas para la reparación de otras, se trata de una opción que se descarta porque las decomisadas no son compatibles con las que utiliza el Ejército Mexicano, pues recordó que la Secretaría de la Defensa Nacional fabrica sus propias armas, por lo cual las que son decomisadas en distintas acciones de seguridad en las que se tiene participación, son desechadas.

Explicó que en este caso se trata de armas que fueron aseguradas por el Ejército, cuando se detectaron en distintas acciones que se realizaron y se pudo corroborar que eran utilizadas por grupos de la delincuencia, relacionados con el narcotráfico, al tiempo que manifestó que antes de proceder a esta destrucción, se obtuvo una autorización de carácter legal, por tratarse de armamento relacionado con procesos de carácter legal y estaban bajo resguardo.

En la entrevista, el comandante de la Décima Zona Militar reconoció que en esta ocasión la cantidad de armas que fueron destruidas fue menor en comparación con las que tuvieron el mismo destino en el 2018, pues en esta misma fecha se llevó a cabo este mismo protocolo con más de 800 armas.

Posteriormente, poco antes de que iniciara este proceso de destrucción de armas, el general Arévalo destacó las acciones que se llevan a cabo para lograr la paz y la tranquilidad en todo el país, a través del Plan para la Seguridad y Paz 2018-2024 que se lleva a cabo actualmente, a través del cual se busca prevenir los índices delictivos y reducir la inseguridad en el país por medio de un trabajo que se realiza de manera coordinada con los tres ordenes de gobierno, para subsidiar a las instituciones más débiles.

Puntualizó que en el tema de la destrucción de armas de fuego, los decomisos que realiza el Ejército van en aumento en todo el país, pues mientras durante la administración federal anterior fueron 381,700 armas de fuego las que se destruyeron, en el sexenio anterior la cantidad fue menor en un 40 por ciento, comportamiento que plantea la necesidad de continuar con estas acciones, pues manifestó que esta acción forma parte de las que se realizan para reducir los índices de violencia en el país, además de darle mayor seguridad a la población, lo cual se logrará con la creación de la Guardia Nacional.

Después del discurso, el general Arévalo y el gobernador del estado se trasladaron al sitio donde ya se encontraba personal del Ejército Mexicano con el equipo para la destrucción de las armas, para constatar la forma como se realizó esta acción.