Detectados en Durango 45 mil niños trabajadores

  • Solo 9 mil laboran en condiciones que marca la ley

Por: Martha Medina

Solamente 20 por ciento de los 45 mil menores de edad que trabajan en la entidad cumplen con los requisitos que establece la ley para que quienes tienen menos de 18 años puedan incorporarse al mercado laboral, entre los cuales están la edad y el permiso de los padres, señaló el secretario del Trabajo y Previsión Social, Israel Soto Peña.

Entrevistado poco antes de realizar la entrega de reconocimientos a las empresas socialmente responsables que participan en la erradicación del trabajo infantil, el funcionario manifestó que a pesar de que se logró reducir la cantidad de niños y adolescentes que laboran, pues de 50 mil que había al inicio de esta administración estatal la cantidad bajó a 45 mil, aún falta mucho por hacer para reducir cada vez más esta práctica que afecta a los menores de edad, pues va en contra de sus derechos humanos.

Al mismo tiempo, el funcionario puntualizó que aunque se cuenta con el apoyo de muchas empresas que se sumaron a las acciones contra el trabajo infantil, este no solamente se puede presentar en establecimientos formales, sino también de manera particular en el campo duranguense, donde se ha detectado que hay niñas, niños y adolescentes que en compañía de sus padres realizan labores agrícolas.

Puntualizó que los informes que tiene la Secretaría indican que de los 45 mil menores que desempeñan algún trabajo solamente cerca de 9 mil cumplen los requisitos que establece la ley para que puedan laborar, como son tener 15 años de edad o más, contar con el permiso de los padres y seguir en la escuela, entre otros, mientras que en el caso de los restantes, existe la posibilidad de que realicen trabajos que les puedan representar riesgos, o bien en condiciones precarias.

Agregó Israel Soto Peña que, de hecho, la mayor parte de los casos de trabajo infantil que se han detectado en la entidad se presentan en el sector agrícola y en negocios familiares, donde se considera como algo normal o incluso necesario para la formación de niñas, niños y adolescentes, que trabajen, a pesar de que la ley especifica con claridad las condiciones para que los menores de edad puedan laborar, las cuales no siempre se cumplen.

Ante esta situación, el secretario manifestó que es necesario continuar con los esfuerzos para concientizar a los padres de familia con respecto a la prohibición que existe en el país hacia el trabajo infantil, la cual se aplica tanto en el caso de los menores que laboren en negocios familiares, como también a los que acompañan a sus padres a realizar labores agrícolas, como es el caso de la pizca de fruta que cada año se realiza en las zonas dedicadas a esta producción.

Manifestó que es necesario avanzar tanto en la concientización de los padres de familia con respecto a la prohibición del trabajo infantil, como en el cuidado que deben tener para que si sus hijos se incorporan al mercado laboral en las condiciones que establece la ley, no abandonen su preparación académica, pues existe el riesgo de que muchos decidan dejar la escuela para laborar, por considerar que les beneficia más trabajar porque tienen un ingreso propio, situación que les afectará en el futuro.

Finalmente, puntualizó que es necesario continuar con las acciones de orientación a la población, especialmente en el medio rural, para que sepan que el trabajo infantil está prohibido en la entidad y deje de considerarse que la incorporación de los menores de edad a distintas actividades es parte de su formación, pues se incurre en un ilícito, aunque reconoció que se trata de un problema multifactorial que requiere la participación tanto de organismos gubernamentales como de la sociedad en general para lograr mejores resultados.