Detienen en aeropuerto nipón a reconocido activista contra caza de delfines

ric-obarryTokio, 20 ene (EFE).- El activista contra la caza de delfines Ric O’Barry permanece detenido desde el lunes en el aeropuerto nipón de Narita, donde ha sido interrogado y denegada su entrada a Japón al “no estar probado” su estatus de turista.


O’Barry fue el entrenador de los delfines que aparecen en la serie de televisión “Flipper” (1964-1967) antes de convertirse en un activista en defensa de los cetáceos y aparecer en el oscarizado “The Cove” (2009), documental que narra la caza anual de delfines en la localidad de Taiji, en la prefectura japonesa de Wakayama (sur).

A su llegada al aeropuerto de Narita, el personal de inmigración acusó a O’Barry de ser el responsable de la película y de estar relacionado con la ONG de protección medioambiental Sea Sheperd, observadora de la pesca de delfines en el país asiático, según recoge un comunicado publicado hoy en Ric O’Barry’s Dolphin Project.

Aunque no es la primera vez que las autoridades niponas detienen al activista de 76 años para ser interrogado a su llegada al país, “nada de esta magnitud ha sucedido antes”, denuncia el portal.

“Éste es un intento desesperado del Gobierno japonés para ocultar las atrocidades que se cometen en Taiji”, denunció el hijo del activista, Lincoln O’Barry, quien explicó a Efe que el abogado de su progenitor organiza un “desafío legal” para evitar su deportación.

Taiji está considerada la cuna de la pesca de cetáceos en Japón y desde hace décadas practica la captura de delfines.

Cada año, la campaña de pesca es supervisada por la policía costera local para evitar conflictos entre los pescadores y los activistas que acuden para protestar.

Los delfines y pequeños cetáceos se pescan en Taiji mediante un método tradicional inventado en este pueblo por el cual varias embarcaciones crean un muro de sonido que empuja a los ejemplares a la bahía en la que son seleccionados y luego arponeados.

Esta práctica ganó notoriedad a nivel internacional al ser retratada en el filme estadounidense “The Cove”, y desde entonces se han intensificado las críticas por su crueldad.

O’Barry fue uno de los activistas que acudió el pasado septiembre a la localidad nipona (cuando comenzó la temporada pasada de caza) para protestar y pedir el cese de la controvertida práctica.

La mayoría de los cetáceos de Taiji son destinados al consumo humano, principalmente en el mercado nipón, mientras que una pequeña parte son capturados vivos y vendidos a zoos y acuarios de todo el mundo, según denuncia Sea Shepherd. (1)EFE