Dimite ministro de Exteriores kirguís en medio de denuncias de corruptelas

Moscú, 12 oct (EFE).- El ministro kirguís de Asuntos Exteriores, Erlán Abdildáev, anunció hoy su dimisión, después de que el exembajador en Corea del Sur Kilichbek Sultán denunciara supuestas corruptelas en la cúpula de la cancillería y en las legaciones extranjeras.

El ya exministro publicó un breve comunicado en la página web del ministerio, en el que explica que ha presentado la renuncia “a petición propia” tras haber ocupado la cartera de Exteriores durante seis años y que el presidente, Sooronbái Zheenbékov, la ha aceptado.

Según la agencia rusa RIA Nóvosti, el diplomático presentó su renuncia el pasado 28 de septiembre e insistió en una investigación imparcial de las denuncias sobre presuntas corruptelas.

De acuerdo con la misma fuente, el pasado 24 de septiembre, el entonces embajador de Kirguistán en Corea del Sur, Kilichbek Sultán, reveló a los medios que había descubierto casos de extorsión, entrega improcedente de pasaportes diplomáticos, desfalco y demás irregularidades durante su permanencia al frente de la legación kirguisa en Kuala Lumpur entre 2014 y 2016.

El embajador afirmó que el jefe del Comité de Seguridad Nacional, al que envió el informe correspondiente, abandonó el cargo al poco tiempo, “mientras que personas implicadas en corruptelas dirigen el departamento y siguen trabajando en la Cancillería”.

El diplomático hizo estas declaraciones dos días después de que la aerolínea kazaja Air Astana desembarcara a la entonces viceministra kirguisa de Trabajo y Desarrollo Social, Zuurakán Kadénova, que había armado un escándalo a bordo de un avión que iba de Seúl a la ciudad kazaja Almaty.

El embajador confirmó que la funcionaria, cesada aquel mismo día, estaba ebria y que la oficina del presidente le habría pedido que tapara el escándalo.

El Consejo de Seguridad kirguís, que intervino en el asunto siguiendo las denuncias del diplomático y una petición de la Cancillería, acusó a la postre a Kilichbek Sultán de haber incurrido en una serie de faltas durante su trabajo en Kuala Lumpur y Seúl, relacionadas en particular con la contratación de empleados, publicación de correspondencia confidencial en las redes sociales y gastos injustificados.

El exembajador dijo hoy en las redes sociales que no volverá a Kirguistán y que pidió asilo en el extranjero, pues ha perdido la confianza en el Consejo de Seguridad, en el poder y en el presidente, según RIA Nóvosti. EFE