Inicio > Noticias > Internacional > Dinamarca revisa 10.000 casos y aplaza juicios por datos telefónicos erróneos

Dinamarca revisa 10.000 casos y aplaza juicios por datos telefónicos erróneos

Copenhague, 23 ago (EFE).- Las autoridades danesas han ordenado revisar más de 10.000 veredictos de casos penales entre 2012 y 2019 y han aplazado varios juicios al descubrirse errores en los datos de rastreo de teléfonos móviles usados como evidencia en los tribunales.

El problema tiene importantes consecuencias y el propio ministro de Justicia, Nick Hækkerup, aseguró en un comunicado que se está investigando el error porque las informaciones sobre los fallos “menoscaban la confianza” en el “sistema judicial” danés.

Desde que el fiscal general, Jan Reckendorff, decidió hace unos días que durante los próximos dos meses no se podrán usar esos datos como prueba para emitir sentencias u ordenar prisión preventiva, 18 personas han sido puestas en libertad y ocho casos penales han sido aplazados por los tribunales daneses.

El último ha sido el proceso sobre la prohibición de Loyal To Familia, una banda vinculada a actividades criminales, un caso de gran atención mediática aplazado este viernes de dos a tres meses por un juzgado de primera instancia de Copenhague.

Fue el propio fiscal el que reveló en junio pasado que la policía había constatado un error en el programa informático que convierte los datos en bruto recibidos por las compañías telefónicas en relación con casos criminales y que ese fallo ya se había corregido.

Nuevos errores vinculados con esos datos hicieron que Reckendorff pidiera un mes después a todos los fiscales daneses precaución en el uso de ese tipo de datos ante posibles deficiencias.

La investigación reveló más tarde fallos adicionales en la conversión de las coordenadas geográficas de los móviles a partir de las torres de telecomunicaciones, lo que provocó la orden de no usar temporalmente esa información, una decisión “drástica” pero “necesaria” para la seguridad jurídica, según Reckendorff.

El problema podría tener importantes consecuencias legales, ya que esa clase de datos son una evidencia central en muchos casos penales, porque revelan con quién ha hablado o se ha escrito un sospechoso, así como la hora y el lugar concreto, y sirven para poder conectarlo con la escena de un delito.

Hækkerup ha puesto en marcha una investigación del caso, también para averiguar por qué su predecesor en el cargo no se enteró hasta meses después de que la policía detectó el primer fallo.

Dinamarca ha informado sobre el conocido como “escándalo de datos telefónicos” a las autoridades extranjeras a través del representante de la fiscalía danesa en la agencia europea para asuntos judiciales, Eurojust. EFE

%d bloggers like this: