Director brasileño quiere alejarse de los males de Brasil en Pequeño Secreto

Novocine

Madrid, 11 oct (EFE).- El director brasileño David Schürmann defiende que su película “Pequeno Segredo”, que se estrena hoy en España, se aleja de las temáticas corrientes del cine del país suramericano, como la violencia y la pobreza.

“En Brasil parece que solo se puede hacer filmes sobre los males del país”, dijo a Efe Schürmann.

Para el director, su largometraje sorprende a la audiencia internacional por no “contar las mismas historias”, a la vez que emociona a la platea con un drama familiar inesperado.

“Pequeno Segredo” es una película basada en hechos reales protagonizados por la familia de Schürmann, inspirado en la historia de la hermana adoptiva del director, portadora del VIH y que falleció en 2006 a los trece años, debido a las complicaciones del virus que heredó de su madre.

“Nadie sale del cine indiferente. Esa película toca la alma y te cambia. Es una reacción universal, un drama intenso, una historia muy fuerte”, dijo.

La vida de la joven también fue el relato principal del superventas “Pequeno segredo: A lição de vida de Kat para a familia Schürmann” (Pequeño secreto: La lección de vida de Kat para la familia Schürmann), escrito por la madre del cineasta y publicado en 2012.

“Fue muy difícil recrear en el estudio algunos momentos que he vivido. Tras grabar su ultimo cumpleaños, el de los 12 años, que recreamos la fiesta en tres días de grabación, lloré sin parar. Dejé la emoción fluir y me descargué”, confesó Schürmann.

“Pequeno Segredo” representó a Brasil en los Óscar 2017 en la categoría de mejor filme de habla no inglesa y desbancó a otras quince películas, entre ellas “Aquarius”, quien se postulaba como una de las favoritas para ser la representante de Brasil.

“Aquarius”, dirigida por Kleber Mendonça Filho, se convertió en un símbolo de la resistencia contra el Gobierno del presidente de Brasil, Michel Temer, debido a las críticas lanzadas por su elenco, en el que se encuentra la consagrada actriz Sonia Braga.

Además Schürmann y su equipo fueron criticados por ciertos sectores en Brasil al considerar que “Pequeno Segredo” no era lo suficientemente buena como para representar al país en los Óscar y que fue elegida solo para que “Aquarius” no lo fuera.

Toda la historia del Óscar fue “como una montaña rusa” y la película se convirtió “en un chivo expiatorio” a la que muchos criticaron, dijo el director, quien recordó que en aquel momento Brasil estaba comenzando a polarizarse políticamente y reiteró que la cinta no tenía nada que ver con la política.

La película recibió duras críticas por parte de los críticos más de izquierdas, aunque el Schürmann consideró que estaban en línea con la vida de su hermana, que fue una “batalla”.

“Defendí que mi película no era política, la vida da Kat fue una batalla. Desde niña tuvo que sobrevivir con el VIH, hacer frente a los prejuicios… todo siempre fue una batalla, ¿por qué con el film iba a ser diferente? Si va a ser una batalla. Vamos a batallar”, señaló.

“Pequeno Segredo”, que tardó cinco años en rodarse, finalmente no se llevó el Óscar, pero el realizador está convencido de que con su estreno es España, Canadá y Rusia tendrá una segunda oportunidad en su trayectoria internacional. EFE