Diversificación y calidad cinematográfica aupan industria audiovisual chilena

Guadalajara (México), 11 mar (EFE).- La industria cinematográfica chilena ha crecido exponencialmente en los últimos años no solo por su presencia en festivales sino por la calidad de las producciones, dijo este lunes a Efe Constanza Arenas, directora ejecutiva de CinemaChile, la agencia de promoción del sector audiovisual.

El crecimiento se ha reflejado en el número de espectadores a nivel mundial y un estudio de audiencias internacionales de CinemaChile en 2013, señala que por cada chileno que ve una cinta de su país, hay tres espectadores de otros países, sobre todo en Europa.

“Nuestro mercado más potente en términos de consumos cinematográfico es Europa pero porque sus capitales tienen una tradición de cinefilia. Las películas chilenas han entrado a diversos festivales desde Cannes para abajo”, aseguró Arenas.

CinemaChile está en proceso de establecer una oficina en Berlín para fortalecer el vinculo con el festival de esa ciudad pues el cine del país andino ha “penetrado Europa donde también hay socios, talento y donde hemos coproducido mayoritariamente”, añadió.

Chile es el país invitado de honor al Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG), ciudad del occidente de México ha donde ha llevado más de 90 personas entre directores, productores, actores y funcionarios.

Ser el protagonista de la edición 34 del festival representa una catapulta para la industria audiovisual chilena y para llevar a buen puerto el acuerdo de coproducción que está en puerta con México, un aliado “importantísimo” para ese país, comentó Arenas.

En suelo mexicano hay 6.500 salas de cine, mientras que en Chile existen 360 espacios de exhibición, lo que te da la proporción de lo que significa tener una película estrenada México, apuntó.

“Hay un enorme talento a nivel de guión, de directores que hacen de este país (México) un aliado muy potente para la coproducción con Chile, a nivel de distribución y nivel institucional con todos los fomentos que existen en méxico”, recalcó.

Parte de la penetración de la industria chilena en otros mercados se debe a que mejores políticas públicas y a que los directores se han atrevido a contar otro tipo de historias y a generar nuevos discursos cinematográficos, aseguró a Efe Luis Alejandro Pérez, director y guionista de la película “Piola”,

“Finalmente las buenas películas, los buenos directores, los nuevos discursos y nuevos lenguajes han sido reconocidos afuera y aparte de las gestiones que se están haciendo con instancias como CinemaChile, el cine chileno ha crecido y se democratizó más la cultura, antes el cine solo lo podían hacer muy pocos”, expresó.

Su largometraje es una de las 30 películas y proyectos en desarrollo que Chile llevó a diversas secciones de industria del FICG y que ganó seis premios en la sección “Guadalajara Construye” para continuar con su post producción.

El años pasado estos mismos premios fueron otorgados al filme “Perro bomba” que en esta edición compite en la sección oficial.

Para Natalia Isota, productora de la Universidad del Desarrollo de Santiago de Chile que llevó tres cintas al Encuentro de coproducción del Festival, la industria chilena se ha abierto espacios gracias a fondos estatales y al trabajo que han realizado los productores independientes.

“La industria chilena ya lleva bastante tiempo creciendo la prueba de todo ello es que año con año se están produciendo más obras ya sea en un modelo de coproducción con otros países en Europa y Latinoamérica pero también producciones locales, gracias a los fondos que tiene el estado y las oportunidades de negocio que han ido buscando los productores”, señaló

“Instituciones chilenas como CinemaChile y ProChile han hecho el trabajo de darnos visibilidad y darnos nuestro lugar como productores en distintos ámbitos audiovisuales sean mercados o festivales y parece que estamos en un momento como país, como industria muy interesante”, aseguró Eloísa Sepúlveda, productora de Capicúa Films.

Sepúlveda trae al festival una cinta de ficción y la serie documental “Soy niño” que participó en el Encuentro de coproducción del festival.

“Creo que podemos lanzarnos a hacer contenidos un poco más masivos, que escapen del cine de autor latino pensando en películas con sentido, con visión que puedan alcanzar un mayor público”, concluyó.

El FICG se desarrolla hasta el 15 de marzo con la exhibición de 295 películas de todo el mundo, entre ellas 113 filmes en la sección oficial que competirán por el premio Mezcal a las mejores producciones mexicanas y al premio Mayahuel a los largometrajes y cortometrajes iberoamericanos de ficción y documental. EFE