Doble festejo

  • Los hermanitos Malaika y Sebastián soplaron una velita más al pastel

Por Yazmin G. Rivera

cumpleaños2Muy emocionados y alegres se vieron en fechas anteriores los simpáticos hermanitos, Malaika Piedra y Sebastián Murillo, los cuales fueron objeto de una fabulosa fiesta de cumpleaños llevada  a cabo en el salón “Safari”, por lo que amiguitos y familiares cercanos los acompañaron con gusto y los hicieron acreedores a fantásticos regalos.

La responsable de este increíble día de celebración fue su adorada madre, Giovanna Murillo, quien fue la organizadora de la fiesta y quien recibió con una gran sonrisa a los invitados, al igual que en todo momento estuvo al tanto de los detalles del festejo.

Los hermanitos no dejaron de jugar y reír en todo momento junto a sus primitos y amiguitos, los cuales les cantaron las tradicionales “Mañanitas” y a su lado comieron una deliciosa rebanada de pastel además de un sabroso refrigerio y una rica variedad de botana y bebidas refrescantes.

Entre los presentes estuvieron sus preciados abuelitos, los señores Verónica Cháirez y Orestes Murillo, quienes contentos abrazaron a sus nietos en este especial día. También los estuvieron acompañando sus tías, Ofelia y Esperanza, las cuales los rodearon de apapachos. La piñata, el pastel y la piñata fueron con motivo de sus personajes favoritos, “Minnie y Mickey Mouse”, impresos en los aguinaldos, centros de mesa y decoración del lugar.

Previo a la fiesta, los afortunados Jessica y Fernando Murillo encaminaron al pequeñito hasta el altar para recibir el primer sacramento, por medio de una ceremonia religiosa, en la cual los presentes alzaron sus oraciones en honor al nuevo católico, por lo que fueron rodeados de bendiciones y contentos, ya como padrinos del chiquito prometieron ante Dios estar siempre al pendiente de su ahijadito, para después seguir celebrando junto con él.

Durante la fiesta, se vivió de un agradable ambiente y los invitados la pasaron de lo mejor. Los festejados lucieron originales atuendos  de sus personajes favoritos, por lo que lucieron espléndidos y alegres.

Fue un día lleno de bendiciones y un sinfín de felicitaciones para Malaika y Sebastián, que recordarán para siempre.

¡Muchas felicidades!