Inicio > Noticias > Internacional > Dole suspende el contrato a 3.000 trabajadores en Honduras por protestas

Dole suspende el contrato a 3.000 trabajadores en Honduras por protestas

Tegucigalpa, 4 jun (EFE).- La empresa estadounidense Standard Fruit de Honduras, subsidiaria de Dole Food Company, informó este martes de la suspensión de los contratos de al menos 3.000 trabajadores por las protestas violentas a raíz de un paro que mantiene hace seis días una facción de maestros y médicos.

La suspensión de los contratos fue informada por Dole en una carta enviada por el gerente de Relaciones Laborales, Mauricio Romero, al presidente del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Standard Fruit Company (Sutrafsco), José Alfredo Jiménez, con copia a la Secretaría de Trabajo.

La actual crisis social en el país, y “especialmente en todos los sectores en donde se centran la mayoría de las operaciones de la empresa”, se ha traducido en “tomas sistemáticas y continuas de carreteras, ataques, vandalismo y quema injustificada de contenedores y chasis”, dijo Dole.

Las protestas violentas también han causado el saqueo de su “producto, amenazas y amedrentamiento de los conductores del transporte terrestre”, añade la misiva.

Todo ello, señala la empresa, se constituye en “actos de fuerza mayor que se encuentran completamente fuera de control, los cuales causan graves daños a las empresas del grupo Dole en Honduras imposibilitando el desarrollo normal de las operaciones entre fincas, empacadoras, predios y puertos de exportación”.

Ante este panorama, la empresa estadounidense informa de que “lamentablemente” se ve en la “ineludible necesidad de proceder a solicitar a las autoridades correspondientes la suspensión de los contratos individuales de trabajo, reanudando actividades hasta que existan las garantías para el normal funcionamiento de las actividades”.

Al menos una treintena de contenedores de fruta de Standard Fruit de Honduras fueron quemados el sábado en el departamento de Colón, en el Caribe del país, durante una protesta como parte de un paro indefinido promovido por maestros y médicos en rechazo a unas leyes que consideran lesivas, pese a que el Gobierno las derogó el domingo.

Los contenedores fueron incendiados en una carretera en el sector conocido como “Guadalupe Carney”, cerca de la turística ciudad de Trujillo.

Al menos 60 contenedores de la empresa estadounidense fueron bloqueados el fin de semana por los manifestantes.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, aprobó el domingo, en Consejo de Ministros, la derogación de las dos iniciativas, pero aun con ello maestros y médicos volvieron hoy a salir a la calle en su sexto día de paro, al que se sumaron estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

Sin embargo, una facción de maestros y personal de salud han retornado este martes a sus labores en los centros educativos y hospitales públicos, e invitaron a sus compañeros a hacer lo mismo. EFE