Dos excargos de la Federación Ecuatoriana de Fútbol se entregan a la justicia

Hugo M., extesorero de la FEFQuito, 7 sep (EFE).- Un extesorero y otro excontable de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), investigados por un caso de lavado de activos y sobre quienes pesaba sendas órdenes de captura, se entregaron hoy a la justicia en Quito.


Hugo M. y Pedro V. acudieron a la Unidad de la Policía Judicial en la capital para entregarse de forma libre y voluntaria, informó hoy la Agencia Pública de Noticias Andes.

“He venido de forma libre y voluntaria para ejercer mi derecho a la defensa”, mencionó a los medios Hugo M., extesorero de la FEF, quien se declaró “totalmente inocente de cualquier acto que se mencione. Jamás he cometido un ilícito en mi vida”, añadió.

Ante la consulta de por qué demoró su presencia ante la justicia, aseguró que “realmente fue por problemas de tipo médico también y porque estábamos analizando toda la situación” con su defensa.

“Puedo decir que en la Federación no hubo ningún lavado de activos”, dijo Hugo M.

En este caso también es investigado el expresidente de la FEF, Luis Chiriboga, quién tiene prisión domiciliaria y está a la espera de una audiencia prevista para el 26 de septiembre próximo, en la que se conocería el veredicto de los jueces que llevan el proceso.

En marzo de 2015 la Fiscalía de los Estados Unidos inició una investigación sobre varios dirigentes del fútbol mundial, que involucró a autoridades de confederaciones de varias regiones del mundo, en lo que se denominó el caso “FIFAGate”.

La Fiscalía ecuatoriana, en diciembre pasado, también desarrolló una investigación por un presunto caso de lavado de activos en la FEF, que salpicó a Chiriboga, a su exsecretario Francisco Acosta y al excoordinador de selecciones Vinicio Luna, quien fue sentenciado a un año de prisión por no justificar la procedencia de unos 30.000 dólares.

Acosta, que estuvo con detención domiciliaria desde el 4 de diciembre de 2015, fue absuelto en mayo de este año, “porque no se encontraron elementos suficientes para acusarlo”, según una publicación en la cuenta de Twitter de la Fiscalía.

A principios de mayo pasado, la fiscal de la causa, Diana Salazar, al sostener el caso, argumentó que Chiriboga habría firmado 47 cartas de autorización de egresos (gastos) por 16 millones de dólares sin sustento legal.

También sostuvo que se detectaron varias cuentas bancarias de la FEF “con movimientos irregulares” no justificados ante los organismos de control, como el Servicio de Rentas Internas (SRI, la agencia de recaudación tributaria del Estado).

Salazar, según informó entonces la Fiscalía, mencionó que una auditoría realizada a la FEF en 2014 reveló que “existieron desvíos de fondos” y que en transferencias al exterior “no se aplicaron las normas internacionales para justificar los fondos”. (1)EFE