Draghi dice que el acuerdo de la CE y EEUU “es una buena señal”

ElEconomista.es

Fráncfort (Alemania), 26 jul (EFE).- El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dijo hoy que el acuerdo entre el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, y el presidente de EEUU, Donald Trump, es “una buena señal” porque muestra “la disposición a discutir asuntos de comercio en un entorno multilateral”.

Tras la reunión del Consejo de Gobierno, Draghi señaló en rueda de prensa en la sede central de la entidad que “todavía es demasiado pronto para valorar el contenido del acuerdo” porque no lo conocen.

El presidente del BCE hizo hincapié en que el crecimiento económico de la zona del euro es “sólido y amplio” pese a la incertidumbre en el entorno comercial y que la política monetaria muy expansiva actual asegurará que la inflación suba hasta algo por debajo del 2 %.

También consideró que el euro se ha apreciado mucho desde hace año y medio y que los efectos directos de los aranceles que ya han entrado en vigor son limitados.

Draghi reiteró que el BCE “está preparado para ajustar todos los instrumentos (de su política monetaria) como fuera apropiado para asegurar que la inflación se mueve hacia el objetivo”, que es una tasa algo por debajo del 2 %.

El banquero italiano explicó que el Consejo de Gobierno no ha discutido en la reunión de hoy la reinversión de los bonos adquiridos que venzan.

Los mercados esperaban que el presidente del BCE diera más detalles de su política de reinversión de los bonos adquiridos que vencen, pero no ha sido así y Draghi se ha limitado a decir que no han discutido nada sobre la forma cómo se podría realizar la reinversión.

El BCE va a reducir a la mitad las compras de deuda pública y privada en el cuarto trimestre, hasta 15.000 millones de euros mensuales, y las va a concluir a finales de diciembre, cuando habrá adquirido bonos por valor de 2,6 billones de euros.

El BCE ha mantenido hoy el tipo de interés al que presta a los bancos a una semana en el 0 % y reiterado que seguirá ahí hasta, al menos, durante el verano de 2019.

De este modo el BCE se compromete a no incrementar el precio del dinero hasta entonces para garantizar que la inflación sube y que el crecimiento continúe en un momento de incertidumbre por factores geopolíticos como el proteccionismo en el comercio.

El continua cobrando a los bancos un 0,4 % por el exceso de sus reservas a un día y cuando comience a subir los tipos de interés lo hará primero por esta tasa de interés a los depósitos bancarios.

Draghi tampoco ha dado hoy más detalles sobre esa fecha, sino que ha dejado entrever que el BCE prefiere mantener la flexibilidad para poder reaccionar en caso de que la situación económica empeore o suban los tipos de interés en el mercado de capital. EFE