Inicio > Noticias > Internacional > Dublín advierte a Johnson de que la salvaguarda irlandesa es intocable

Dublín advierte a Johnson de que la salvaguarda irlandesa es intocable

Dublín, 30 jul (EFE).- El Gobierno de la República de Irlanda advirtió hoy de que el pacto del “brexit” no puede ser renegociado, a pesar de que el primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, está dispuesto a salir de la Unión Europea (UE) sin acuerdo si no se revisa la controvertida salvaguarda fronteriza irlandesa.

Así se lo trasladó hoy el jefe del Ejecutivo irlandés, el democristiano Leo Varadkar, a su colega británico durante una conversación telefónica, según informó después en un comunicado un portavoz oficial.

La fuente indicó que Varadkar “hizo hincapié” en la “necesidad de la salvaguarda” (“backstop” en inglés), diseñada para evitar que tras el “brexit” se restablezca una frontera física entre las dos Irlandas, lo quen iría claramente en perjuicio de sus economías y del proceso de paz de Irlanda del Norte.

El primer ministro irlandés le recordó a Johnson que esa cláusula de seguridad ha sido incluida en el acuerdo del “brexit”, pactado por Londres y Bruselas el pasado diciembre, como “consecuencia de las decisiones tomadas en el Reino Unido y por el Gobierno del Reino Unido”, explicó el portavoz.

De cara a las conversaciones que mantendrán ambas partes para tratar de cerrar su separación, prevista para el próximo 31 de octubre, Varadkar subrayó hoy que la UE “está unida” y comparte la postura de que “el acuerdo de salida no puede reabrirse”.

Asimismo, explicó a Johnson que el “backstop” podría “sustituirse por arreglos alternativos” más adelante, tal y como contempla el acuerdo de salida y la declaración política sobre la futura relación, pero, de momento, “no se han presentado opciones satisfactorias”.

Dublín insistió hoy en que la salvaguarda es un mecanismo de seguridad necesario para asegurar la invisibilidad de la frontera, manteniendo a Irlanda del Norte alineada con ciertas normas del mercado único y la unión aduanera, mientras que el resto del Reino Unido quedaría fuera de esos espacios económicos.

Ese arreglo podría prolongarse mientras Londres y Bruselas negocian la futura relación comercial, por lo que el Partido Democrático Unionista norirlandés (DUP, socio de los conservadores en el Parlamento británico y cuyo apoyo es fundamental para mantener la mayoría gubernamental) la rechaza, al temer que la región quede aislada indefinidamente del resto del Reino Unido.

La oposición del ala euroescéptica del Partido Conservador y del DUP al acuerdo del “brexit” provocó la caída de Theresa May como primera ministra y líder “tory”.

Su sucesor desde la pasada semana, Boris Johnson, ha endurecido la posición del Ejecutivo y ha insistido en que en que el Reino Unido saldrá del bloque europeo, con o sin acuerdo, el 31 de octubre. EFE