Durango por debajo de media nacional en trabajo informal

A pesar de que un promedio del 46 por ciento de la población económicamente activa trabaja en la informalidad, Durango se encuentra por debajo de la media nacional en cuanto al número de trabajadores en esta situación, señaló el secretario del Trabajo y Previsión Social del Estado, Israel Soto Peña.

Agregó que se estima que actualmente son más de 360 mil personas las que trabajan de manera informal, es decir que aunque perciben un ingreso por realizar alguna actividad, no cuentan con las prestaciones que establece la ley, como es el acceso a servicios médicos, vacaciones, entre otras, a diferencia de la situación en la que se encuentran los trabajadores del porcentaje restante, quienes laboran con todos los beneficios que establece la ley.

Aunque el funcionario reconoció que se trata de un elevado porcentaje, manifestó que es menor al que se presenta en otras entidades donde el porcentaje llega hasta un 80 por ciento de la población económicamente activa (PEA), como sucede en el estado de Chiapas.

Explicó que de hecho, en los estados que tienen mayor cantidad de trabajadores informales, suelen registrar tasas bajas en cuanto al desempleo, pero en contraste hay más personas que viven en condiciones de pobreza, porque quienes trabajan lo hacen en condiciones precarias y con pocos ingresos.

Debido a esta circunstancia, explicó que entidades del norte del país, como es el caso de Durango, tienen tasas de desempleo altas, aunque los índices de empleo informal tienden a disminuir, situación que se debe principalmente a que quienes buscan un trabajo, lo hacen dentro de la formalidad porque quieren tener mejores ingresos y contar con las prestaciones que tienen dentro de la ley.

Añadió que este comportamiento se presenta en otros estados, como es el caso de Nuevo León, donde el porcentaje de trabajadores en la informalidad es de un 30%, pero tiene una tasa elevada de desocupación, porque un porcentaje considerable de la población económicamente activa busca colocarse en un espacio laboral formal, con mejor salario y prestaciones, al tiempo que evita los empleos en condiciones precarias.