Echan a la basura cultura del reciclaje

La generación de basura tanto en zonas urbanas como rurales de la entidad sin que se tenga una cultura del reciclaje representa una pérdida económica considerable porque se desechan materiales que se pueden reutilizar e incluso comercializar, debido a la falta de conocimiento por parte de la población, además de que la existencia de basura impide que algunas comunidades puedan ser atractivas para los visitantes, señaló la diputada Rosa Isela de la Rocha.

La legisladora manifestó que con el apoyo de alumnos del Instituto Tecnológico de Durango se realizó una investigación en materia de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) en el poblado “Ricardo Flores Magón”, del municipio de Canatlán, Durango, donde se encontró que la producción de residuos por persona es de 650 gramos, de los cuales si se aprovecharan los desechos orgánicos para elaborar composta se generaría un ingreso de 650 pesos por día, y si se separara y vendiera el material reciclable se obtendrían otros 700 pesos de PET, cartón y vidrio, cantidad que si se multiplica por los 2 mil habitantes de esta población, representaría un beneficio económico de 492 mil pesos en un año.

Esta cantidad, agregó la legisladora, literalmente se tira a la basura en la actualidad en esta población por la falta de una cultura de reciclaje de los desechos que genera cada habitante, a lo cual hay que agregar el impacto ambiental por la contaminación, pues la comunidad no cuenta con infraestructura para el manejo de residuos sólidos, lo cual adicionalmente afecta la imagen que ofrece a los visitantes e impide aprovechar el potencial turístico que tiene.

Apuntó la legisladora que estos son los resultados de una investigación que se hizo en una población del medio rural, pero que pueden ser un punto de partida para tener una idea de la manera como la falta de una disposición adecuada de residuos y de una cultura de reciclaje afecta en toda la entidad.

Agregó que la capital del estado no escapa a esta situación, especialmente porque la cantidad de desechos que se generan por persona es de 1.5 a 2 kilogramos por persona, lo cual implica una pérdida económica mayor por los materiales que aunque son reciclables no se aprovechan, situación que también tiene una repercusión en el medio ambiente, pues aumenta la cantidad de basura en esta ciudad.

Ante tal situación, la legisladora planteó la necesidad de que se apliquen programas piloto, con base en el estudio mencionado, de tal manera que se puedan aprovechar los desechos sólidos que se convierten en basura, cuando pueden representar un ingreso económico importante, además de que también se lleven a cabo campañas de concientización ambiental con respecto al manejo de los residuos en las comunidades.