Ecuador condena el uso de la violencia para fines políticos en Venezuela

www.aa.com.tr

Quito, 5 ago (EFE).- Ecuador condenó hoy “los hechos violentos” ocurridos el sábado en Caracas y que “pusieron en peligro al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro”, así como el “uso de la violencia para alcanzar fines políticos”.

“La República del Ecuador expresa su firme rechazo y censura los hechos violentos que tuvieron lugar el 4 de agosto en Caracas, durante las ceremonias de conmemoración del 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana”, reza un comunicado oficial emitido hoy por la Cancillería ecuatoriana.

El texto menciona que dichos actos “provocaron varios heridos y pusieron en peligro al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a sus acompañantes y a otros asistentes al acto oficial”.

“Ecuador condena el uso de la violencia para alcanzar fines políticos, provenga de donde provenga, pues transgrede los principios básicos del obrar democrático y el respeto universal que se debe a los derechos humanos”, añade el documento.

El Ejecutivo ecuatoriano expresa asimismo que la “superación de las divergencias políticas entre los venezolanos solo debe operar a través de canales pacíficos”.

De igual manera aboga porque la disensiones se aborden desde un diálogo nacional sin exclusiones, incluidas aquellas de los privados de libertad por pensar diferente y en un ambiente de respeto pleno a todos los derechos humanos y libertades fundamentales.

El ministro de Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, confirmó que Maduro salió ayer ileso de un atentado con “artefactos voladores de tipo dron que contenían una carga explosiva”, lanzados contra él mientras presidía un desfile militar en Caracas.

Según el ministro, varios drones con cargas explosivas detonaron en las cercanías de la tarima presidencial, dejando a siete militares heridos leves.

El presidente venezolano responsabilizó en un vídeo al presidente saliente de Colombia, Juan Manuel Santos, de estar detrás de supuesto atentado contra su vida, unas afirmaciones que Bogotá asegura no tienen base alguna. EFE