Ecuador dice que resolución de CIDH sobre Assange muestra ruta hacia solución

Quito, 13 mar (EFE).- El canciller de Ecuador, José Valencia, valoró este miércoles que la resolución de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el caso de Julian Assange muestra la ruta hacia una solución al caso del fundador de Wikileaks.

La decisión “señala que la ruta marcada por el estado ecuatoriano para facilitar y auspiciar que la solución se produzca entre Assange y el Reino Unido es la mejor vía para llegar a un arreglo”, dijo Valencia en una entrevista con Efe, tras conocerse que la CIDH ha rechazado la demanda del activista para pedir medidas cautelares, tras haberle impuesto Ecuador un código de convivencia en la Embajada.

Valencia destacó que esta decisión confirma lo que su Gobierno ha mantenido desde que Assange presentara la denuncia en octubre pasado: sus actuaciones “han estado ceñidas a la ley, al derecho internacional y a los convenios internacionales que regulan el asilo diplomático”.

La CIDH comunicó este martes a Ecuador su decisión de cerrar el expediente de solicitud de medidas cautelares pedidas por Assange, asilado en la Embajada de Ecuador en Londres desde 2012.

La decisión se fundamentó en que la solicitud planteada por Assange “no cumplió con los requisitos de gravedad, urgencia y daño irreparable previstos en el artículo 25 del Reglamento de la CIDH”, señaló un comunicado de la Procuraduría General del Estado ecuatoriano.

El periodista australiano demandó a Ecuador por una supuesta vulneración de sus derechos por obligarle a cumplir un protocolo de convivencia dentro de la embajada.

Valencia reiteró que el fundador de WikiLeaks, tras estar casi siete años viviendo en la Embajada ecuatoriana, debería poder salir ya de la legación diplomática “por su propio bienestar” ya que no cuenta con las comodidades necesarias para albergar a una persona durante tanto tiempo.

Y sobre las conversaciones que lleva a cabo para resolver la situación que vive el periodista, apuntó que su país “únicamente conversa oficialmente con el Reino Unido y sus autoridades y con el señor Assange y su equipo de abogados”.

Por otro lado, incidió en que su Gobierno se ha sentido molesto e incómodo por las acciones judiciales que el equipo de abogados de Assange emprendió contra el país.

“Al Ecuador le ha incomodado y molestado mucho estos requerimientos porque demuestran una falta de reconocimiento de la actitud del Estado ecuatoriano de brindarle protección y acogerle durante tantos años a un precio elevado en materia de gastos y seguridad en los que se ha debido incurrir”, indicó.

También recordó que Ecuador tiene la facultad de interrumpir la condición de asilado del australiano si incumple las normas establecidas por los convenios internacionales.

En ese sentido, reconoció que esos protocolos han sido respetados hasta el momento, aunque “ha habido algunos incidentes” que no quiso detallar.

El fundador de WikiLeaks se encuentra en esa sede ecuatoriana desde que fue requerido por las autoridades suecas debido a las acusaciones de violación presentadas por dos mujeres, que él negaba, una causa que fue archivada ante la imposibilidad de avanzar en la investigación.

Aun así, sigue bajo asilo por temor a que si sale, sea deportado a Estados Unidos, donde presume que podría ser juzgado por la publicación de documentos militares y diplomáticos confidenciales. EFE