Editores de Bangladesh exigen la enmienda de polémica ley antipropaganda

Dacca, 13 oct (EFE).- Editores de los principales periódicos de Bangladesh exigieron hoy que ley contra la propaganda anti Estado recientemente promulgada sea “debidamente enmendada” para salvaguardar la libertad de expresión, al tiempo que anunciaron una protesta para el lunes.

“Expresamos nuestra decepción, lamento y conmoción por el hecho de que la Ley de Seguridad Digital draconiana contra la prensa libre y contra la libertad de expresión se promulgase pese a nuestras objeciones”, dijo en un comunicado el Consejo de Editores, plataforma de los jefes de los principales diarios bangladesíes.

En el comunicado leído a la prensa por el editor del diario Bhorer Kagoj, Shayamal Dutta, los jefes de los medios explicaron que después de que el Parlamento aprobara el proyecto de ley, el gremio había anunciado una cadena humana en protesta por la norma, pero que se pospuso a solicitud del Gobierno, que se comprometió a revisar el tema.

En vista de ello la plataforma anunció hoy la celebración de esta manifestación el 15 de octubre.

La ley contra la propaganda anti Estado, que ha sido criticada por periodistas, activistas y la Unión Europea por poner en riesgo la libertad de expresión, fue ratificada el lunes por el presidente de Bangladesh, Abdul Hamid.

Los editores aseguraron, en la declaración, que tras suspender la protestas tres miembros del Gabinete se comprometieron a llevar sus preocupaciones a la siguiente reunión de ministros, mismo día en el que el presidente refrendó la ley.

“Estamos sorprendidos de que no se hiciera nada a pesar del compromiso público de tres ministros y asesores del Gobierno para elevar nuestras inquietudes y abrir un diálogo con las partes interesadas”, añade el comunicado.

La legislación, propuesta por el Gobierno de la primer ministra del país, Sheikh Hasina, regula las infracciones cometidas en internet y tipifica como delitos la emisión de “propaganda negativa” contra el Estado, la guerra de independencia o contra el padre de la nación.

Además, incluye castigos como la cadena perpetua por revelar secretos de Estado y por la publicación de informaciones “falsas o distorsionadas”, mientras que la “difusión de rumores” puede conllevar un máximo de tres años de cárcel. EFE