EE.UU. dice ser optimista con Corea del Norte, pero mantendrá la presión

El Nuevo Día

Naciones Unidas, 12 mar (EFE).- Estados Unidos expresó hoy su optimismo sobre la posibilidad de lograr una solución diplomática con Corea del Norte, pero apostó por mantener la “máxima presión” sobre Pyongyang mientras no haya avances concretos.

“Somos optimistas sobre esta oportunidad, pero estamos determinados a mantener la campaña de máxima presión hasta que veamos hechos acompañando a las palabras y progreso hacia la desnuclearización”, dijo el general H.R. McMaster, asesor de Seguridad Nacional del presidente estadounidense, Donald Trump.

McMaster se expresó así en referencia al plan para celebrar una cumbre que reúna a Trump y al líder norcoreano, Kim Jong-un, tras las fuertes tensiones vividas entre los dos países durante los últimos meses.

Lo hizo en declaraciones a los periodistas después de reunirse con los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU y con el jefe de la organización, António Guterres, para informarles de los últimos acontecimientos en torno a la cuestión norcoreana.

McMaster agradeció al Consejo de Seguridad su unidad y su apoyo y dijo que sus miembros coinciden con EE.UU. en la idea de buscar una solución diplomática, pero mantener la presión mientras tanto.

El Consejo de Seguridad tiene impuestas importantes sanciones a Corea del Norte en respuesta a sus ensayos nucleares y con misiles, pero siempre ha dejado claro en que el objetivo de los castigos es forzar a Pyongyang a negociar.

La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, destacó hoy la importancia de esas sanciones para permitir el posible acercamiento que se da actualmente.

“El anuncio de un encuentro entre el presidente Trump y el líder norcoreano Kim es una oportunidad histórica que tiene un gran potencial para el mundo”, aseguró en un comunicado.

Haley dijo que, aunque aún no está claro que la oferta de Kim sea “genuina”, la posibilidad de esta cumbre nunca se habría dado sin “la participación de la comunidad internacional en la campaña de máxima presión iniciada por la administración Trump”. EFE