EE.UU. se compromete a dar lista de familias separadas y a iniciar reunión

San Diego (EEUU), 13 jul (EFE).- La Administración del presidente de EE.UU., Donald Trump, deberá dar el lunes una lista de padres indocumentados bajo custodia de ICE a los que debe entregar sus hijos mayores de cinco años, un proceso de reunificación que ha prometido empezar hoy mismo.

Durante una audiencia en un juzgado federal en San Diego, el magistrado Dana Sabraw ordenó al Gobierno entregar el lunes dicha lista como parte del proceso de reunión de padres indocumentados e hijos de esas edad, o más, separados tras ser detenidos en la frontera con México.

El magistrado pidió la lista de los padres indocumentados que se encuentran con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), dado que serían los primeros en ser reunificados con sus hijos, pero dijo que en días posteriores el Gobierno debe hacer lo propio con los padres bajo custodia del Departamento de Justicia, que continúan su proceso en libertad o que ya fueron repatriados.

En un documento entregado hoy en la corte, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) informó que ha identificado a 2.551 niños mayores de 5 años separados en la frontera, aunque precisó que la cifra “no es el número de menores que calificarán para ser reunificados”, debido a que en muchos casos hay riesgo para los menores o los padres tienen antecedentes criminales.

El Gobierno señaló que empezarán con este proceso de reunificación hoy mismo y que proseguirán de manera continua hasta el próximo 26 de julio, es decir en el plazo fijado por el juez Sabraw.

Sarah Fabian, abogada del Departamento de Justicia, señaló que el proceso será “diferente” a lo visto con los niños menores de cinco años y que las reuniones se concretarán en ocho centros de detención alrededor del país.

Insistió en que entregar una lista detallada, tal y cómo la han solicitado los demandantes, podría demorar el proceso ya que requiere de recursos de personal de ICE y del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), quienes podrían invertir ese tiempo en concretar las reunificaciones.

“Tuvieron los recursos para separar, para mandar a cada persona a varias partes del país. Decir hoy que no tienen los recursos para reunificar es una locura”, respondió al término de la audiencia el abogado de ACLU, Bardis Vakili.

Sabraw, que ve la demanda colectiva interpuesta por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) por la separación de familias inmigrantes, dio al Gobierno a finales de junio un plazo de 14 días para reunir con sus padres a los menores de 5 años, que expiró el pasado martes, y de 30 días para los mayores de esa edad, que se cumple el 26 de julio.

La Administración federal no cumplió con entregar dentro del primer plazo a los 103 niños inmigrantes menores de cinco años.

De ese total, 58 fueron reunificados con sus padres y los 45 restantes fueron considerados “inelegibles” de ser devueltos, dado que los padres contaban con antecedentes criminales o en algunos casos ya habían sido deportados.

Según el documento presentado hoy en la corte, tanto HHS como el Departamento de Seguridad Nacional cuentan con un plan para cumplir con las reunificaciones de los niños mayores de cinco años.

Según éste, una vez que el padre ha pasado un primer filtro de revisión y llega al centro de detención, se buscaría la confirmación verbal del parentesco y si desea reunirse con el niño. De ser así, sería trasladado al sitio donde se encuentra el menor en un lapso no mayor a 48 horas.

Para concretar la reunificación se tomará en cuenta que el padre no tenga historial criminal y que la HHS no tenga dudas del parentesco o el bienestar del menor.

Para agilizar el proceso y evitar que el Gobierno incumpla con el plazo impuesto por el tribunal, el magistrado había pedido que todas las pruebas de paternidad o revisiones de antecedentes se realicen antes del 19 de julio.

Según el documento judicial, el Gobierno accede a no realizar pruebas de ADN en la totalidad de los casos, aunque HHS expresó su preocupación de que por simplificar el proceso aumente el riesgo de poner a los niños en un ambiente de abuso o con una persona que no sea su familiar.

En la audiencia de hoy, el juez reconoció los esfuerzos de la Administración para reunificar a las familias en el caso de los niños menores de 5 años, pero pidió que el proceso sea “transparente”.

“Alguien está tomando las decisiones sobre quién será reunificado, a qué hora y dónde. Esa información puede ser comunicada, no debería haber ningún misterio sobre ella”, resaltó el magistrado, quien consideró que dicho aviso debe concederse “por sentido común” y “cortesía”.

Los abogados de ACLU insistieron en que, contrario a lo que sucedió con el primer grupo de niños menores de cinco años, necesitan ser notificados sobre el sitio donde se dará el reencuentro con al menos 12 horas de anticipación para conocer las necesidades de cada familia. EFE