EEUU califica la base de Diego García como “crítica” para la paz y seguridad

Sputnik Mundo

David Morales Urbaneja

La Haya, 5 sep (EFE).- Estados Unidos aseguró hoy ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que su base militar de Diego García en el océano Índico, utilizada en las guerras de Afganistán e Irak, “juega un rol crítico para la paz y la seguridad”, según palabras de la asesora legal del Departamento de Estado, Jennifer Newstead.

La Asamblea General de la ONU solicitó el año pasado a la CIJ una opinión consultiva no vinculante sobre la legalidad de la separación de Mauricio del archipiélago de Chagos, que actualmente forma parte del Reino Unido y cuya isla principal, Diego García, aloja una base militar estadounidense.

Chagos pertenecía a Mauricio antes de su independencia, en 1968, pero Londres lo declaró “Territorio Británico del océano Índico” en 1965, mantuvo su control y le alquiló después a EEUU la isla de Diego García.

El acuerdo de cesión finalizaba en 2016, pero el Reino Unido y Washington lo extendieron recientemente por 20 años más.

El Reino Unido mantiene que devolverá la soberanía de Chagos cuando ya no sea necesario para fines de defensa, pero Mauricio insiste en la descolonización total e inmediata del archipiélago.

Mauricio no rechaza las actividades de los estadounidenses en Diego García, pues uno de sus abogados, Michael Wood, dijo que la base “sigue desempeñando un papel fundamental para garantizar la seguridad regional y mundial” y en la lucha contra “el terrorismo, la piratería y la delincuencia trasnacional”.

El Reino Unido y EEUU, por su parte, reclaman al tribunal de la ONU que se abstenga de emitir la opinión consultiva, pues aseguran que Mauricio aceptó la partición de Chagos cuando solicitó ingresar en la ONU, en 1968, con su actual delimitación territorial.

Sobre Diego García, Newstead dijo que “EEUU ha operado en estas instalaciones junto al Reino Unido durante décadas”, y afirmó que “continúan jugando un rol crítico en el mantenimiento de la paz y la seguridad, tanto en la región del océano Índico como más allá”.

Esta instalación militar es una de las principales de EEUU en el Índico y aloja una base naval, con capacidad para buques y submarinos, y una aérea en cuya flota figuran bombarderos.

Se estableció en plena Guerra Fría para hacer de contrapeso a la influencia de la Unión Soviética en la región y ganó importancia a partir de 1979, cuando la revolución islámica de Irán supuso la caída del sah Reza Pahleví, aliado de EEUU.

Durante la operación Zorro del Desierto, lanzada por EEUU y el Reino Unido en Irak en 1998, bombarderos norteamericanos salieron de Diego García y alcanzaron varios ministerios y palacios del entonces presidente, Sadam Husein.

También fue utilizada en la guerra de Afganistán, en 2001, y en la invasión de Irak de 2003, pues desde la isla se realizaron numerosos ataques aéreos.

Diego García también sirvió como enlace para el traslado de detenidos por la CIA cuyo destino final era la base de Guantánamo, lo que causó polémica en el Reino Unido.

En las vistas orales de hoy, EEUU no entró en detalles sobre las actuales funciones de Diego García y se limitó a dar motivos legales para que la CIJ se abstenga de emitir una opinión vinculante.

Newstead argumentó que, si la CIJ respondiera a las preguntas planteadas por la Asamblea General de la ONU sobre Chagos, estaría contestando “de facto” a una “disputa bilateral”, la cual no debería ser resuelta a través de una opinión consultiva, sino con “un procedimiento contencioso” y “con el consentimiento” del Reino Unido.

Más de 20 países han pedido intervenir en las vistas orales de la CIJ, que terminan mañana, y se espera que los jueces den a conocer su decisión en los próximos seis meses.

Además de la legalidad de la separación de Chagos de Mauricio, la CIJ debe pronunciarse sobre si existen consecuencias legales de que Reino Unido impida a los antiguos habitantes del archipiélago volver a su tierra natal, pues éstos fueron expulsados entre 1968 y 1973. EFE