Inicio > Noticias > Internacional > Egipto niega haber exigido elevar el periodo de llenado de la presa del Nilo

Egipto niega haber exigido elevar el periodo de llenado de la presa del Nilo

El Cairo, 10 ene (EFE).- El Gobierno egipcio negó este viernes que haya demandado elevar el período de llenado de la presa del Renacimiento Etíope (GERD) a un plazo de entre doce y veintiún años, como dijo la víspera el ministro etíope de Recursos Hídricos, Sileshi Bekele, tras una reunión entre Egipto, Sudán y Etiopía en Adis Abeba.

El Ministerio de Exteriores egipcio afirmó, en un comunicado, que “no determinó un número de años para rellenar la presa” y que, por el contrario, los tres países habían acordado hace más de un año que ello se haría en varias etapas, dependiendo de la cantidad de agua anual del río.

En este contexto, la propuesta egipcia fue de entre seis y siete años en el caso de que la cantidad de agua llegara a nivel medio o superior, según la nota.

De acuerdo con la nota, Egipto participará en las reuniones que tendrán lugar el 13 y el 14 de enero en Washington bajo los auspicios del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo.

La cuarta ronda de negociaciones para resolver la disputa por la construcción de la GERD en el Nilo Azul, que enfrenta a El Cairo y Adís Abeba, terminó ayer sin acuerdo y con la reafirmación por parte del Gobierno etíope de que el llenado comenzará en julio.

Bekele aseveró en una rueda de prensa al concluir las negociaciones que “Egipto acudió con una nueva matriz que sitúa el tiempo de llenado de la presa entre doce y veintiún años”, lo que, para Etiopía, “es inaceptable”.

La propuesta de su país es completar el llenado en un periodo de cuatro a siete años.

Adís Abeba empezó la construcción de la presa en 2011 para garantizar recursos hídricos al país del Cuerno de África, que además planea exportar electricidad para generar riqueza e impulsar su desarrollo, y prevé que la obra quede terminada en 2023.

Egipto, Etiopía y Sudán acordaron en 2015 que la construcción de la presa no debía afectar a la economía, al caudal del río y la seguridad hidroeléctrica de ninguno de los tres Estados ribereños, pero desde entonces sólo se han producido discrepancias. EFE

%d bloggers like this: