Ejército de Nicaragua rechaza que sus soldados estén disparando a población

Managua, 1 jun (EFE).- El Ejército de Nicaragua rechazó hoy que sus soldados estén disparando a la población civil en el marco de la crisis que atraviesa este país y que se ha cobrado la vida de más de 100 personas.

“Rechazamos aquellas informaciones que se utilizan para tratar de confundir a la opinión pública, como las referidas a que personal militar con fusiles Dragunov han disparado contra la población civil, lo cual es totalmente falso”, indicó en un comunicado.

Militares retirados nicaragüenses han advertido sobre un posible uso de ese tipo de fusil por parte de francotiradores en el marco de las protestas.

La mayoría de las víctimas han sido estudiantes universitarios y civiles, y la causa más frecuente de muerte han sido por disparos certeros en la cabeza, cuello y torso, por lo que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) no ha descartado que el Gobierno de Nicaragua haya realizado “ejecuciones extrajudiciales”.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) también ha sostenido que las muertes, en general, han mantenido el mismo patrón de disparos certeros en la cabeza, cuello y torso.

“El Ejército de Nicaragua tiene control absoluto de sus fuerzas y medios y cumple las misiones que por ley nos corresponden”, sostuvo esa institución.

Asimismo, indicó que recientemente realizó un relevo ordinario del Destacamento de Protección y Seguridad Aeroportuaria que de manera permanente tiene a su cargo la seguridad y protección de estas instalaciones.

“Lo que hacemos lo decimos y lo que decimos lo hacemos”, remarcó.

Hoy se cumplen en Nicaragua 45 días de una crisis sociopolítica, la más sangrienta desde los años 80, que ha dejado 108 muertos y cerca de un millar de heridos, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega comenzaron en abril por unas fallidas reformas a la seguridad social, y se acentuaron como consecuencia de los asesinatos durante las manifestaciones. EFE