Ejército oficial yemení declara un alto el fuego con los separatistas sureños

El Cairo, 26 ago (EFE).- Las fuerzas leales al Gobierno yemení reconocido internacionalmente han declarado un alto el fuego en el sur del país, donde en los pasados días se han enfrentado a los separatistas sureños en la provincia de Shabua, y anteriormente en Abian y Aden, esta última sede provisional del Ejecutivo.

La televisión estatal yemení, que emite desde Riad, informó de que el ministro de Defensa, Muhamad Ali al Maqdashi, dio órdenes a todas las fuerzas de parar las hostilidades en las provincias de Shabua, Abian y Aden, donde los separatistas ganaron terreno y conquistaron algunas bases militares e incluso instituciones estatales.

El anuncio llega pocas horas después de que las fuerzas gubernamentales recuperaran el control de los distritos de Habban y Azzan, y algunos campamentos militares de las fuerzas leales al Consejo Transicional Sureño, informó la televisión oficial.

Las tropas yemeníes también arrebataron a las milicias que reciben apoyo y entrenamiento de Emiratos Árabes Unidos (EAU) el puerto de Balhaf, en el golfo de Aden.

Fuentes militares yemeníes confirmaron a Efe que tres campamentos militares de los separatistas fueron tomados por el Ejército en las pasadas 24 horas, después de que los combatientes huyeran o juraran lealtad al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi. 

El alto el fuego responde además a un llamamiento de la coalición militar liderada por Arabia Saudí, que interviene en el Yemen a favor del Ejecutivo y en la que participa también EAU.

La alianza pidió en un comunicado emitido esta madrugada a todas las partes “usar la razón y poner por encima (de sus diferencias) el interés nacional”, además de unirse frente al enemigo común, los rebeldes hutíes, contra los que actúa la coalición árabe desde marzo de 2015.

Asimismo, dijo que formará una comisión saudí-emiratí para establecer el alto el fuego en el sur del Yemen, donde los intereses de ambos socios de la coalición son divergentes.

Tanto Riad como Abu Dabi se han mostrado dispuestos a cooperar para detener la escalada de la violencia en el sur, que dio comienzo el pasado 10 de agosto, cuando el Gobierno acusó a los separatistas de dar un golpe de Estado al tomar el control de las instituciones en Aden, como el palacio presidencial y el banco central.

La ciudad costera es la sede temporal del Ejecutivo, desde que fue expulsado de la capital por los rebeldes hutíes, que en 2014 se hicieron con el control de amplias partes del norte y el oeste del Yemen, empujando al presidente Hadi al exilio en Arabia Saudí. EFE