Ejército sirio avanza ante los yihadistas en el sur tras derrota de rebeldes

infoLibre

El Cairo, 21 jul (EFE).- El ejército sirio y sus aliados han avanzado posiciones frente a los extremistas en Al Quneitra y Deraa (sur), mientras los últimos rebeldes opositores comienzan a abandonar estas zonas en dirección a la provincia septentrional de Idleb.

El bombardeo continuado e “histérico”, como lo describe el Observatorio Sirio de Derechos Humanos de la aviación siria y rusa contra las zonas que controla el grupo Ejército de Jaled bin Walid, (leal al grupo terrorista Estado Islámico, EI), ha permitido a las fuerzas leales a Damasco tomar hoy varias localidades y puntos estratégicos.

La agencia oficial de noticias, SANA, informó de que el ejército sirio ha retomado el control de siete poblaciones y colinas, después de que este viernes reconquistara otra veintena de localidades.

En las últimas 48 horas, el Observatorio registró el lanzamiento de más de casi un millar de bombas y barriles explosivos, contra las localidades de Hit, Tasil, Saheb al Golan, Al Shayara y algunas otras.

La noche del viernes al sábado, al menos 32 personas -entre ellas once niños y tres mujeres- murieron en las poblaciones de Hit y Tasil, como consecuencia de estos ataques, según la ONG, que calificó lo ocurrido de “masacre”.

Los continuos ataques, que se enmarcan en la ofensiva que Siria comenzó contra las provincias de Deraa y Al Quneitra con el apoyo de Rusia, están causando también grandes destrozos en viviendas e infraestructuras civiles, según la ONG.

“Si se fijan en cómo transcurre la operación antiterrorista en las provincias del sur, verán que allí conseguimos resultados principalmente gracias a negociaciones y sin recurrir a la fuerza. No descarto que en Idleb pueda ocurrir algo parecido”, dijo, no obstante, hace dos días, el embajador ruso en Siria, Alexandr Kinschak.

En medio de la ofensiva, al menos trece efectivos de las fuerzas gubernamentales sirias murieron en un atentado y en combates contra la facción Ejército Jaled bin Walid en el oeste de la provincia de Deraa donde los extremistas todavía controlan la cuenca del río Yarmuk, vecina a los Altos del Golán ocupados por Israel.

El Observatorio precisó que la intensidad de los enfrentamientos y los ataques terrestres y aéreos entre las dos partes ha aumentado en el oeste de Deraa y que ocho de los uniformados fallecidos perdieron la vida por el estallido de un coche bomba en esta zona.

Paralelamente a esta ofensiva, los últimos rebeldes y civiles del sur, derrotados por el régimen, comenzaron a abandonar la región en dirección a Idleb, la última provincia que queda en manos de la oposición y donde también operan grupos islamistas y extremistas.

Uno total de 55 autobuses con rebeldes y civiles con 2.800 personas abordo partieron hoy de la localidad de Um Batna, en Al Quneitra, donde se habían reunido los combatientes y los civiles que rechazaron el acuerdo firmado con las autoridades y auspiciado por Rusia.

Tras la llegada de esta tanda de evacuados -entre los que había 1.700 niños y mujeres- a Idleb, otros 25 autobuses entraron en Al Quneitra para trasladar a nuevos desplazados.

Según la agencia SANA, se espera que la evacuación concluya hoy.

La capitulación fue alcanzada este jueves. tras varios días de intensos bombardeos contra la región.

El acuerdo, mediado por Rusia, incluye la reconciliación con todas las localidades de la provincia, excepto con aquellas que están controladas por el Organismo de Liberación de Levante, la alianza de la exfilial siria del grupo terrorista Al Qaeda.

La rendición estipula la salida de todos los combatientes, sus familiares y aquellos civiles que rechazan el pacto hacia el norte de Siria, así como la entrega de las armas pesadas y medianas por los opositores.

Según la ONG, la capitulación incluye la entrada de la policía militar rusa a las localidades de Al Quneitra, resolver la situación de los civiles que no realizaron el servicio militar y el regreso de los desplazados que huyeron de los bombardeos a sus hogares.

Por su parte, SANA asegura que el pacto establece también el regreso del Ejército sirio a los “puestos” que controlaba antes del 2011. EFE