El 30 % de los casos de sida en Argentina se diagnostica en forma tardía

Buenos Aires, 30 nov (EFE).- El 30 % de los casos de sida en Argentina se diagnostica en forma tardía y el 81 % de las personas con el virus recibe tratamiento, según datos oficiales dados a conocer hoy, en la víspera del Día Mundial del Sida.


“Son datos importantes para nosotros porque nos permiten trazar las políticas y estimar los recursos que vamos a necesitar para trabajar en la epidemia”, afirmó el director de Sida y Enfermedades de Transmisión Sexual del Ministerio de Salud argentino, Carlos Zala.

Al presentar el Boletín Epidemiológico con los datos actualizados a 2015 del sida en Argentina, Zala dijo que además estas estadísticas son asimismo “una línea de base” que permitirá “evaluar la gestión en el futuro”.

Según el informe oficial, la epidemia del sida “está estable” en Argentina, donde se producen 6.500 nuevos diagnósticos por año y se han registrado 129.260 casos de personas con VIH entre 1982 y 2015.

De acuerdo a los datos oficiales, la tasa de transmisión perinatal (de la madre con el virus al hijo) en 2015 fue de 5,2 %.

“La transmisión congénita será un eje fundamental para intentar reducir el 5,2 % a por lo menos un 2 %”, afirmó Zala.

Además, los datos indican que tres de cada diez diagnósticos se realizan en forma tardía, es decir, cuando el virus ya debilitó las defensas del cuerpo.

El diagnóstico tardío afecta en mayor medida a los varones, con un 31,7 %, mientras que en las mujeres se da en el 22,6 % de los casos.

En este sentido, Zala destacó la necesidad de reforzar las acciones de los servicios de salud para ofrecer el test de VIH, que en Argentina es gratuito, confidencial y voluntario.

Del total de personas que tienen el diagnóstico, el 81 % está en tratamiento y la mayoría de ellas -un 70 % de los pacientes- se atiende en el sistema público de salud.

Por otro lado, el boletín revela que por cada dos varones con VIH hay una mujer con el virus.

En cuanto a las vías de transmisión de la enfermedad, cerca del 90 % de las infecciones se producen por relaciones sexuales sin protección.

En la presentación del boletín estuvo presente el director de ONUSIDA para Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile, Alberto Stella, quien sostuvo que la epidemia en América Latina “está más o menos estable”.

“Esto significa que la brecha que tenemos hacia adelante es probablemente la más difícil de cubrir, de ir realmente a estudiar qué pasa con las personas que no acceden al tratamiento antirretrovírico”, afirmó.

Stella apuntó que si bien la región “ostenta el número más elevado en materia de acceso a terapia antirretroviral, también tiene frente a sí una brecha particularmente importante porque cuando estudiamos dónde se concentran las nuevas infecciones o las muertes por sida, veremos que están en las áreas más vulnerables de la población y, por tanto, las más difíciles de alcanzar”. EFE