El Ballet Nacional de España vuelve a Buenos Aires con un “estallido salvaje”

Buenos Aires, 5 abr (EFE).- El Ballet Nacional de España (BNE) volverá a Buenos Aires del 6 al 11 de junio para representar en el Teatro Coliseo durante seis días cuatro piezas que concentran el flamenco, el bolero, la danza clásica y el folclore en un “estallido salvaje de sensualidad, belleza y alegría”, informó este viernes la compañía.

“Cantiñas”, “Ser”, “Bolero” y “Suite Sevilla” serán las obras que unos 70 bailarines y músicos del BNE, representarán en vivo en la capital bajo el toque vanguardista del director de la compañía, Antonio Najarro.

Mientras que en “Cantiñas” la mujer potencia su feminidad a través de la bata de cola del traje de flamenca, “Ser” refleja a una mujer “transgresora, fuerte y decisiva, llena de matices y energía” al son de las castañuelas.

En “Cantiñas”, la coreógrafa Mercedes Ruiz pondrá en valor el juego entre el hombre y la mujer con el acompañamiento musical del maestro español Jesús Torres, como reveló la compañía en un comunicado de prensa.

Asimismo, Najarro, autor de la idea de “Ser”, dará forma a la coreografía, mientras que la música correrá a cargo del compositor Fernando Egozcue.

En esta pieza, el multipremiado director lucirá una “danza estilizada pero con movimientos y formas muy personales”.

Por otra parte, en “Bolero”, el coreógrafo Rafael Aguilar se sirve de las composiciones del francés Maurice Ravel para realizar una alegoría al narcisismo a través de una “interpretación libre, extra-flamenca, totalmente regida por los movimientos de los instintos y del alma”.

“Suite Sevilla”, galardonada con el Premio al Mejor Espectáculo de Danza de la Temporada en la XXI edición Premios Teatro De Rojas de Toledo (España), será el broche de la representación.

En ella, Najarro dará vida a una nueva creación coreográfica a través de la danza clásico-española fusionada con las nuevas tendencias vanguardistas.

Tras la gira de Buenos Aires, el BNE cruzará a Chile para representar las obras en el teatro Las Condes de Santiago de Chile. EFE