El Banco Central mantiene los tipos en Brasil preocupada con subida del dólar

Río de Janeiro, 16 may (EFE).- El Banco Central puso hoy fin a un ciclo de 20 meses de reducción gradual de los tipos en Brasil y, en una decisión que sorprendió al mercado, anunció su decisión de mantener la tasa básica de intereses en el 6,5 % anual, con lo que demostró su clara preocupación con la actual escalada del dólar.

El organismo emisor venía bajando gradualmente la Selic, como es conocida la tasa referencial de intereses en Brasil, desde octubre de 2016 y, tras doce reducciones consecutivas (desde el 14,25 % hasta el 6,50 % anual) que la dejaron en su menor nivel histórico, anunció este miércoles que la mantendrá en su actual nivel.

El anuncio del Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central sorprendió a un mercado que apostaba por una nueva reducción de la Selic, hasta el 6,25 % anual, en el marco de una política monetaria destinada a reducir el costo del dinero para incentivar una economía que sufrió en 2015 y 2016 su mayor recesión en varias décadas, con retracciones del 3,5 % en ambos años.

El mercado esperaba una nueva reducción de los tipos debido a que, pese a que la economía dejó de caer y en 2017 tuvo un ligero crecimiento del 1,0 %, la recuperación ha sido más lenta que lo esperado y todavía no está garantizada.

Según un indicador divulgado este mismo miércoles por el propio Banco Central, la actividad económica brasileña retrocedió un 0,13 % en el primer trimestre del año frente al último trimestre de 2017, con lo que hizo evidente la lenta recuperación del país.

La decisión del emisor de mantener inalterado el costo del dinero, por lo mismo, mostró la preocupación de la autoridad monetaria con la fuerte depreciación del real, moneda que en el acumulado del año ha perdido un 9,95 % de su valor frente al dólar y que hoy cerró en su menor valor en los últimos dos años.

El real, así como gran parte de las monedas del mundo, viene reflejando su temor con la elevación de la inflación en Estados Unidos, que serviría de argumento para la esperada subida de los tipos por la Reserva Federal (Fed) en su reunión del próximo junio.

Según los economistas, la subida de las tasas de interés en Estados Unidos hace que los inversores miren hacia el mercado interno estadounidense y se sientan estimulados a retirar recursos de mercados como Brasil y de otras economías emergentes.

Con su decisión de ponerle fin al ciclo de reducción gradual de los tipos en Brasil, el Banco Central espera evitar una fuga de inversores del país.

El emisor ya ha dado a entender que no teme que el actual nivel de la tasa referencial de intereses pueda alimentar la inflación en Brasil, ya que la tasa de precios viene creciendo por debajo de la meta del propio Gobierno.

La inflación acumulada en Brasil en los últimos doce meses fue del 2,76 %, muy por debajo de la meta del 4,50 % que se impuso el Gobierno para 2018.

Las autoridades monetarias también temen que la subida del dólar presione la inflación en Brasil, por el aumento del valor de los productos y servicios importados.

La Confederación Nacional de la Industria (CNI) lamentó en un comunicado que el Banco Central hubiese interrumpido la reducción gradual del costo del dinero en Brasil, necesaria en su opinión ante el lento ritmo de recuperación de la economía, y lo atribuyó a las “preocupaciones con los impactos de la reciente depreciación del real frente al dólar”.

Para la patronal de los industriales, pese a que la tasa referencial de intereses está en su menor nivel desde 1986, los costos de la financiación en Brasil siguen elevados y desincentivan las inversiones y el consumo de las familias, con lo que comprometen la recuperación de la economía. EFE