El Banco Mundial insta a Costa Rica a no aplazar más una reforma tributaria

Banco Mundial

San José, 27 ago (EFE).- El Banco Mundial (BM) instó hoy a Costa Rica a no aplazar más la aprobación de la reforma tributaria que se discute en el Congreso, y que busca paliar el déficit fiscal que se calcula alcanzará el 7,1 % del PIB para este 2018.

“Costa Rica no debe aplazar la toma de medidas para reducir el déficit fiscal, el cual ha alcanzado el nivel más alto en la historia del país”, dijo en un comunicado el representante del Banco Mundial para Costa Rica, Oscar Avalle.

El funcionario argentino agregó que “si el objeto es asegurar la sostenibilidad financiera y el futuro de los importantes logros sociales que el país ha conseguido en las últimas décadas, esta reforma propuesta es insuficiente, pero representa un paso en la dirección correcta”.

La polémica reforma tributaria que presentó el Gobierno al Congreso tiene como iniciativa estrella la conversión del impuesto de ventas del 13 por ciento en uno de valor agregado (IVA) de la misma tasa pero que gravará más productos y servicios.

En las últimas semanas, la comisión legislativa que estudia la reforma antes de ser elevada al Plenario, ha aplicado cambios criticados por el Gobierno, como las exoneraciones a los servicios de educación privada y de productos de la canasta básica que se tenía previsto gravar con un IVA del 4 y el 2 % respectivamente.

La reforma también incluye la renta global, modificaciones en renta y renta de capital, además de componentes para el control del gasto y reducción de pluses salariales en el sector público.

El Banco Mundial indicó en el comunicado que celebra que el Congreso haya mostrado su apoyo a la reforma tributaria, pero lamenta la aprobación de mociones que reducirán el impacto en los ingresos de la reforma

Esto, dijo el BM, “deja al país sin la capacidad de resolver su problema fiscal”, y afirmó que “lograr un acuerdo para aprobar la reforma fiscal es crítico y cuanto más se posponga, mayor será la afectación sobre las finanzas públicas”.

“Mientras que en 2015 la reforma necesaria para estabilizar la deuda era de 3,2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), hoy se requieren medidas que generen un cambio en las cuentas fiscales de 4,5 por ciento del PIB”, advirtió el BM.

El Banco Mundial invitó a las partes involucras a seguir trabajando para lograr los acuerdos necesarios lo antes posible y que “se alcance una reforma suficiente que permita controlar los persistentes déficit y la inflación, colocar la deuda en un camino sostenible, reducir la pobreza y fomentar el crecimiento inclusivo”.

El nivel del déficit entre 2010 y 2016 fue en promedio 5,2 % de PIB, en 2017 alcanzó el 6,2 % y para 2018 el Banco Central lo ha proyectado en el 7,1 %.

“Estos desbalances fiscales ocasionaron un explosivo crecimiento de la deuda pública, que pasó de menos del 25 por ciento del PIB en 2008 a casi 50 por ciento en 2017”, reseñó el BM. EFE