Inicio > Noticias > Internacional > El Banco Mundial prevé la primera recesión en 25 años en África por COVID-19

El Banco Mundial prevé la primera recesión en 25 años en África por COVID-19

Dakar, 9 abr (EFE).- El crecimiento en África subsahariana podría caer del 2,4 % en 2019 hasta el -5,1 % en 2020, ocasionando la primera recesión en la región en los últimos 25 años a causa del COVID-19, que ya suma más de 11.500 casos confirmados en el continente africano, anunció hoy el Banco Mundial (BM).

“El crecimiento en África subsahariana ha sido impactado significativamente por el actual brote de coronavirus y se prevé que caiga bruscamente del 2,4 % en 2019 a entre el -2,1 y el -5,1 % en 2020, la primera recesión en la región en los últimos 25 años”, señaló en un comunicado.

Según Hafez Ghanen, vicepresidente de esta organización financiera para África, “la pandemia de COVID-19 está poniendo a prueba los límites de las sociedades y economías de todo el mundo, y es probable que los países africanos se vean especialmente afectados”.

En el último informe semestral de las perspectivas macroeconómicas para África subsahariana, que realiza el BM, se prevé que el crecimiento real del producto interior bruto (PIB) caiga bruscamente, en particular en las tres economías más grandes de la región, Nigeria, Angola y Sudáfrica.

Igualmente, los países exportadores de petróleo se verán “duramente afectados” y se prevé que “el sector del turismo de la región se contraiga considerablemente”.

Entre las medidas que la institución financiera propone para salvaguardar los medios de vida y empleos a largo plazo se incluye “un llamamiento para que se paralicen los pagos del servicio de la deuda bilateral oficial”, indicó Ghanen.

“Las medidas inmediatas son importantes, pero no cabe duda de que será necesario algún tipo de alivio de la deuda, por parte de los acreedores bilaterales, para asegurar los recursos que se necesitan urgentemente para luchar contra COVID-19 y ayudar a gestionar o mantener la estabilidad macroeconómica en la región”, señaló César Calderón, economista y autor principal del informe.

Esta medida ya fue contemplada por los ministros de Finanzas africanos dentro de su propuesta de rescate para responder a la pandemia, en la que plantearon “la exención de todos los pagos de intereses (de deuda), estimados en 44.000 millones de dólares para 2020, y la posible extensión de la exención a medio plazo”.

Según el BM, el COVID-19 costará a la región entre 37.000 y 79.000 millones de dólares en pérdidas de producción en 2020, debido a la perturbación del comercio y de la cadena de valor, la reducción de las remesas, el turismo, la inversión extranjera directa o la ayuda exterior, entre otros.

Igualmente, la pandemia podría desencadenar una crisis de seguridad alimentaria en África, al contraerse entre el 2,6 % y hasta el 7 % la producción agrícola si se producen bloqueos comerciales.

“Las importaciones de alimentos disminuirían sustancialmente (entre un máximo del 25% y un mínimo del 13%) debido a una combinación de mayores costos de transacción y una menor demanda interna”, declaró la institución en el comunicado.

Desde el pasado 14 de febrero, cuando se confirmó el primer caso en el continente (un ciudadano chino en Egipto), 52 de los 54 países han registrado 11.543 contagios y 578 fallecimientos, según el último recuento de Efe a las 13.00 GMT a partir de los comunicados de los gobiernos y los datos de la Universidad John Hopkins (EEUU).

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, premio Nobel de la Paz en 2019, alertó a finales de marzo de la urgente necesidad de ayudar al continente, indicando que “las economías avanzadas están presentando paquetes de estímulo económico sin precedentes” mientras que “los países africanos, por el contrario, carecen de los medios para intervenciones igualmente significativas”.

Mientras se multiplican las iniciativas de socorro económico de los gobiernos, que incluyen alivios tributarios y fondos de emergencia nacionales, el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, indicó que “África necesita un estímulo económico de emergencia inmediato por valor de 100.000 millones de dólares”.

Esa cuantía para todo el continente supone sólo el 5 % del paquete de estímulo fiscal de dos billones de dólares que Estados Unidos ha preparado para contrarrestar únicamente, en ese país, los efectos de esta enfermedad vírica contagiosa que produce fiebre alta, tos y dificultad respiratoria. EFE

%d bloggers like this: