El canciller boliviano espera nueva etapa con Chile tras el fallo de La Haya

Correo del Orinoco

La Paz, 12 sep (EFE).- El canciller de Bolivia, Diego Pary, aseguró hoy que el fallo de la corte de La Haya en la demanda marítima boliviana ante Chile, previsto el próximo 1 de octubre, “es una oportunidad sin precedentes para construir una nueva etapa en las relaciones bilaterales entre los dos países hermanos”.

“Tenemos el desafío de trabajar en una agenda que beneficie a ambos pueblos”, afirmó el responsable de Exteriores boliviano en una comparecencia ante los medios en La Paz.

Pary declaró que “la solución pacífica y negociada de esta controversia centenaria compromete la buena voluntad y disposición de ambos países para alcanzar acuerdos de mutuo beneficio, que la región y la comunidad internacional esperan”.

“Bolivia y Chile tenemos la responsabilidad histórica de inaugurar una nueva etapa de paz, complementariedad, integración y de convivencia armónica”, manifestó.

El canciller dijo que Bolivia está confiada en un fallo favorable por “la solidez de sus argumentos jurídicos, respaldada por la verdad histórica y la unidad férrea del pueblo boliviano”.

La Corte Internacional de Justicia de Naciones Unidas, con sede en La Haya (Países Bajos), comunicó este miércoles que el 1 de octubre emitirá la sentencia de la demanda presentada en 2013 por Bolivia para que obligue a Chile a negociar sobre una salida soberana al mar, perdida en una guerra con su vecino en 1879.

Tras conocerse la fecha del fallo, el presidente de Bolivia, Evo Morales, confió en que la decisión de la corte abra “una nueva historia” entre ambos países.

La sentencia será inapelable y de obligado cumplimiento, por lo que supondrá el último episodio judicial en este litigio.

Bolivia se basa en supuestas promesas incumplidas por parte de Chile para resolver la cuestión, después de que la Guerra del Pacífico le hiciera perder cerca de 400 kilómetros de costa y unos 120.000 kilómetros cuadrados de territorio.

Chile considera que los diálogos mantenidos, mediante intercambios de notas diplomáticas o encuentros entre líderes, formaban parte de la normalización de relaciones bilaterales.

Por contra, defiende que la frontera quedó resuelta en un tratado de 1904, por lo que cualquier concesión a Bolivia significaría una pérdida de soberanía territorial y marítima.

Ambos carecen de relaciones diplomáticas a nivel de embajadores desde 1978, por esta y otras disputas. EFE