Inicio > Noticias > Internacional > El caso de una mujer diagnosticada con COVID-19 en Cuba preocupa a Nicaragua

El caso de una mujer diagnosticada con COVID-19 en Cuba preocupa a Nicaragua

Managua, 28 mar. (EFE).- El caso de una mujer que dio positivo a COVID-19 en Cuba tras haber visitado Nicaragua causó preocupación este sábado en el país centroamericano, donde predomina la incertidumbre debido al manejo discreto de la información oficial sobre la pandemia, y la falta de medidas de prevención.

Aunque las autoridades de Nicaragua únicamente han reportado 4 casos de COVID-19, “todos importados” desde el pasado día 18, incluyendo un fallecido, el Gobierno de la isla informó en el periódico Granma que una mujer cubana de 54 años “arribó el 16 de marzo procedente de Nicaragua, (y) comenzó el 26 de marzo con síntomas”.

Cuba, que no cerró sus fronteras ni estableció cuarentenas hasta el pasado día 20, no especificó si la mujer contrajo el coronavirus en Nicaragua, sin embargo, la información despertó preocupación, porque algunos expertos no creen que el COVID-19 tenga un comportamiento en el país centroamericano diferente al resto del mundo.

CASOS SOSPECHOSOS

“No podés decir que (el COVID-19) lo agarró en Nicaragua o en Cuba, pero es imposible que el virus no esté circulando en Nicaragua, en este momento las gripes y las muertes por neumonía son sospechosas hasta que no se demuestre lo contrario”, dijo a Efe el epidemiólogo Leonel Argüello, uno de los fundadores del Ministerio de Salud nicaragüense.

Este mismo mediodía la esposa del presidente Daniel Ortega, la vicepresidenta Rosario Murillo, sostuvo que en Nicaragua solamente se han presentado cuatro casos “importados” de COVID-19, con un fallecido, y que los 14 contactos dieron negativo a las pruebas.

Para la epidemióloga de la Unidad Médica Nicaragüense Patricia Flores, este tipo de información, contrario a lo que se ha observado en el resto del mundo, crea incertidumbre.

“Nicaragua tiene solamente un muerto notificado por el Gobierno, de 4 casos, si revisamos la panorámica internacional”, una sola persona tiene el potencial de contagiar de 2,5 a 3, “Nicaragua debería llevar un número mayor de casos, pero no lo podemos confirmar (sin datos oficiales), porque podría causar más miedo”, explicó Flores a Efe.

La Unidad Médica Nicaragüense inició en días recientes una campaña educativa para preparar mejor a la población ante la pandemia, debido a la falta de acciones del Gobierno, y su presidente, el cirujano José Antonio Vásquez, no ocultó su preocupación por la relación que hizo Cuba con Nicaragua en uno de los casos positivos.

SIN CERTEZA

“No tenemos certeza, pero si fuera así (contagio local), imagínese en las condiciones que estaríamos en Nicaragua. Eso es lo que se espera dentro de lo epidemiológico, que tengamos muchos casos en las próximas semanas”, sostuvo Vásquez a Efe.

La desconfianza generalizada en los datos brindados por el Gobierno ha causado incertidumbre, temor, y especulaciones, sobre la presencia de COVID-19 en Nicaragua.

Diversos sectores han decidido no esperar órdenes del Gobierno, y han tomado medidas de “autocuido”, como el lavado de manos, uso de alcohol en gel, o incluso el aislamiento social.

El Gobierno de Nicaragua, que dice mantener vigilancia sobre el COVID-19, sostiene que no hay razones para activar medidas sociales de protección, y ha animado a la gente a participar en actividades multitudinarias organizadas por instituciones estatales, contrarias a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Una brigada de médicos cubanos se mantiene en Nicaragua desde hace diez días para brindar apoyo en medio de la pandemia, e intentar producir una cura para el COVID-19, según las autoridades locales. EFE