El CICR acepta facilitar proceso de liberación de manifestantes en Nicaragua

Managua, 29 mar (EFE).- El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) aceptó apoyar el proceso de liberación de los “presos políticos” en Nicaragua, a propuesta de la mesa de negociación que mantiene el Gobierno de Daniel Ortega y una alianza opositora, según informaron este viernes las partes.

“Se acuerda que el CICR facilite el proceso de liberación de las personas privadas de libertad y contribuya con el seguimiento del mismo en apoyo a la mesa de negociación” con la que buscan superar la crisis que estalló hace casi un año, señalaron las partes en un comunicado conjunto.

Según el acuerdo, el Gobierno nicaragüense procederá a la “liberación definitiva” de los manifestantes antigubernamentales y regulará la situación jurídica de cada uno.

“En su rol de intermediario neutral, y sobre la base de sus principios de trabajo, el CICR, institución humanitaria, imparcial, neutral e independiente, facilitará la liberación en cuestión y contribuirá con su seguimiento”, según el convenio.

Asimismo, se facultó al CICR a presentar sus recomendaciones sobre el procedimiento, protocolos operativos y programación para dicha liberación con las partes en la mesa de negociación, los testigos y acompañantes, y las autoridades competentes que sean también concernidas.

El CICR contribuirá a la revisión y conciliación de las listas de detenidos que maneja el Gobierno y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, y propondrá a las partes una lista actualizada.

Además, que conforme a la lista actualizada, se dará prioridad en las liberaciones a las personas particularmente vulnerables.

Asimismo, a peticiones individuales o de sus familiares, el CICR podrá hacer seguimientos de casos que podrían surgir tras la liberación y de ser necesario compartir recomendaciones a las autoridades competentes de manera confidencial, las cuales se comprometen a tomar en cuenta dichas recomendaciones.

Entre otras funciones, el CICR podrá visitar a los privados de libertad, sobre todo ante situaciones especiales o de emergencia, y vigilar si se respetan las normas y los estándares internacionales.

Las partes aclararon que de conformidad con su rol de intermediario neutral, el CICR no podrá ser considerado como garante o responsable de los compromisos suscritos en la mesa de negociación.

La mesa de negociación que mantiene el Gobierno con la Alianza Cívica desde el pasado 27 de febrero invitó el miércoles de la semana pasada al CICR a apoyar la liberación de los manifestantes en un plazo no mayor de 90 días.

Nicaragua está inmersa en una crisis como consecuencia de las protestas callejeras que estallaron el 18 de abril de 2018 por una impopular reforma del seguro social.

En las manifestaciones se exige la renuncia del presidente Ortega tras casi 12 años en el poder de forma consecutiva.

Esta situación ha causado 325 muertos y cientos de presos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, aunque algunos organismos humanitarios locales elevan a 561 las víctimas mortales, además de actos violentos y ataques también a los obispos del país.

El Ejecutivo solo reconoce 199 víctimas mortales y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado. EFE