El cine europeo “que no se rinde” se da cita en el Festival de Sevilla

Agencia EFE

Sevilla (España), 9 nov (EFE).- La XV edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla (sur), que comienza hoy mostrará la producción más independiente, ingeniosa y vanguardista, el cine “que no se rinde” y que se atreve a debatir sobre los retos que afronta el continente, aseguró la dirección del certamen.

La película que se proyectará en la gala inaugural de esta noche será la francesa “Non-Fiction”, dirigida por Olivier Assayas y protagonizada por Juliette Binoche y Guillaume Canet, un filme que ha sido elegido por tratarse de un ejemplo de equilibrio entre el cine de autor y el dirigido al gran público.

“Non-Fiction”, que concursa en la sección oficial, es una reflexión sobre la madurez y cuenta la crisis sentimental de una pareja integrada por un escritor y una actriz.

Muchas de las 220 películas programadas, de las que 116 son estrenos, tratan sobre asuntos que a diario ocupan los informativos de radio y la televisión, como la inmigración, los abusos sexuales, trabajadores en pie de guerra que no se resignan al desempleo e historias feministas que pueden resultar incómodas por no ser correctas políticamente.

“El cine puede ser beligerante, y la prueba es que hay muchos cineastas europeos que se niegan al sometimiento”, dijo a Efe el director del festival de Sevilla, José Luis Cienfuegos, quien señaló que la situación en Europa ha cambiado en los últimos años y que la programación del certamen, por ese motivo, no tiene nada que ver con la de hace una década.

Con una sección oficial con 24 filmes, de los que cinco no se presentan a concurso, y una presencia mayoritaria de cine francés, el festival trata de ser un espacio de “encuentro y libertad” también para “cineastas que toman posiciones muy claras y que se enfrentan cara a cara con los problemas”, en palabras de Cienfuegos.

El predominio del cine político en esta edición obedece a las preocupaciones de los propios cineastas, que han tratado de analizar los extremismos políticos y los populismos que afloran en el Viejo Continente, desde el resurgir de la extrema derecha a la revisión del comunismo.

Ejemplo de este cine socialmente comprometido son tres de las películas de la sección oficial dirigidas por mujeres.

La titulada “M”, de la francesa Yolande Zauberman, que ha sido la primera en adentrarse en una comunidad religiosa exclusivamente masculina para tratar sobre abusos; “Touch me not”, de Adina Pintilie y que ganó en Oso de Oro en Berlín adentrándose en la sexualidad de una mujer madura; y “Pearl”.

“Pearl”, de la francesa Elsa Amiel, aborda la maternidad, los desafíos del cuerpo y la idea de la feminidad en el particular universo del culturismo femenino.

Ejemplo del interés internacional que suscita el festival es que el director ucraniano Sergei Loznitsa concurra con tres películas, una en la sección oficial a concurso, “Donbass”, sobre el enfrentamiento de Ucrania y Rusia, y dos documentales, “The Trial”, sobre el periodo estalinista, y “Victory Day”, sobre las conmemoraciones de la victoria soviética sobre los nazis.

El veterano director sueco Roy Andersson recibirá en la gala inaugural de esta noche el Giraldillo de Honor y la realizadora Valeria Golino el premio honorífico Ciudad de Sevilla.

Andersson aportará al festival un adelanto de 15 minutos del largometraje en el que está trabajando, titulado “About Endlessness”.

El festival mantiene su búsqueda de nuevos públicos con sus secciones más independientes y vanguardistas, Nuevas Olas, Revoluciones Permanentes y “Special Screening”. EFE