El Congreso salvadoreño revisará medidas contra pandillas en prisiones

Eldiario.es

San Salvador, 30 ene (EFE).- El presidente del Congreso salvadoreño, Guillermo Gallegos, se comprometió hoy con la relatora especial sobre ejecuciones extrajudiciales de la ONU, Agnes Callamard, revisar las medidas “extraordinarias” adoptadas en las prisiones con pandilleros.

“Nosotros estamos comprometidos en revisarlas por si hay alguna que pueda estar violentando los derechos humanos, aunque a mi juicio no hay ninguna”, sostuvo Gallegos en una rueda de prensa.

El legislador, de la opositora Gran Alianza por la Unidad Nacional, señaló que Callamard “mostraba preocupación” porque estas medidas carcelarias “de alguna manera vulneraban los derechos humanos”.

Gallegos, que busca impulsar la pena de muerte contra las pandillas, añadió que le dijo a Callamard que en el país centroamericano están los “reos comunes y los terroristas (pandilleros), que se les trata como tal”.

“Las medidas extraordinarias han permitido bloquear totalmente la comunicación” entre los líderes encarcelados y los pandilleros en libertad, apuntó el diputado.

Estas medidas, que fueron aprobadas por el Congreso en 2016 y tienen vigencia hasta el próximo mes de abril, incluyen la suspensión de las visitas y el aislamiento en las celdas, entre otras.

El Gobierno de El Salvador atribuye la brusca reducción en la tasa de asesinatos en el país a estas restricciones, que se suman a un mayor despliegue militar y la creación de un comando elite de 1.000 elementos de seguridad para dar caza a las columnas armadas de pandilleros en la zona rural.

Callamard llegó al país centroamericano para indagar las ejecuciones extrajudiciales atribuida a los cuerpos de seguridad y cerrará su visita con una conferencia de prensa el 5 de febrero próximo.

El Salvador es uno de los países más violentos del mundo con tasas de asesinatos de 103, 81,7 y 60 por cada 100.000 habitantes en 2015, 2016 y 2017, respectivamente, muertes violentas atribuidas principalmente al accionar de las pandillas Mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18. EFE