Inicio > Noticias > Deportes > El equipo Rebellion Racing domina y gana la prueba Lone Star Le Mans

El equipo Rebellion Racing domina y gana la prueba Lone Star Le Mans

Sonia Salazar

Austin (Texas, EE.UU.), 23 feb (EFE).- No hubo sorpresas, el equipo suizo Rebellion Racing, con los pilotos el brasileño Bruno Senna, el estadounidense Gustavo Menezes y el francés Norman Nato, cumplieron con los pronósticos al ser los mejores de principio a fin en la carrera Lone Star Le Mans, la quinta prueba de la temporada del Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA.

El Rebellion Racing obtuvo una victoria dominante en Lone Star Le Mans, que por primera vez, desde el 2017, volvió al Circuito de Las Américas, en Austin (Texas), y estableció un tiempo de 6:01.37.705, en las 189 vueltas que completó.

También consiguieron dar la vuelta más rápida con un tiempo de 1:49.503, logrado en la número 137 de la carrera, en la que alcanzaron una velocidad máxima de 181,2 millas por hora (292,614 kilómetros por hora).

El equipo Rebellion Racing con su monoplaza R-13 Gibson fue indiscutible en todo momento, como lo hizo durante los entrenamientos y la clasificación que le permitió ocupar la pole de salida y al final conseguir la segunda victoria de la temporada.

El equipo suizo, que tiene previsto retirarse de la competición cuando concluyan las 24 Horas de Le Mans, hizo una exhibición en la carrera, lo que le permitió acabar por delante de los dos Toyotas Gazoo Racing, sus rivales directos.

La prueba fue una de las carreras LMP1 más importantes de la historia. Senna, Menezes y Nato tuvieron una clara ventaja de ritmo durante todo el fin de semana y fueron intocables.

Mientras que para Menezes, esta carrera continuó su racha perfecta en las pruebas del Campeonato del Mundo de Resistencia de la FIA en el Circuito de las Américas.

El joven piloto de 25 años, nativo de Los Ángeles, tiene tres poles, tres vueltas rápidas y tres victorias en Texas en tres participaciones, dijo que era como un sueño de hadas hecho realidad.

La única duda que quedó tras concluir la carrera fue si los equipos japoneses Toyota podían ahorrar una parada de combustible al final, volviendo a colocar el No. 8 TS050 Hybrid, con el checo Sébastien Buemi, el japonés Kazuki Nakajima y el neozelandés Brendon Hartley por delante justo antes del final … pero no lo hicieron.

El R13-Gibson, que tuvo que cambiar el motor del automóvil antes de la calificación, manejó la carrera a la perfección y, aunque le tocó luchar, la victoria nunca pareció que se le fuese a escapar.

Especialmente porque la carrera fue de gran calidad y limpia, lo que hizo que no hubiese nunca en la pista autos de seguridad o períodos de bandera amarilla.

“Para mí, al principio, era realmente importante alejarnos de Toyotas para poder construir una brecha”, explicó Senna. “Necesitaba ser grande; necesitábamos un colchón para asegurarnos de estar seguros si debíamos hacer un pit en la recta final de la carrera, que nos fue siempre favorable sin errores, presionamos y ganamos”.

El No.7 TS050 de Toyota, con el inglés Mike Conway, el japonés Kamui Kobayashi y el argentino José María López, ocupó el tercer puesto.

La desventaja del auto era mucho mayor que el auto hermano y, por lo tanto, no era un factor importante aquí.

En este caso, con solo tres autos, todos corriendo en diferentes modalidades, creó una brecha clara en el ritmo entre los pilotos. Eso hizo que fuera una carrera del recuerdo en la historia del Rebellion, pero para el olvido en el resto de los participantes.

En la modalidad LMP2, el equipo inglés United Autosports, se recuperó de un problema de presión/configuración de los neumáticos en la etapa inicial de la carrera, y obtuvo una cómoda segunda victoria de la temporada.

El inglés Paul Di Resta estaba en el ORECA No.22 para el inicio y el final, pero se vio obligado a hacer una parada temprana porque estaba perdiendo mucho tiempo en las primeras vueltas.

Lo que dejó al equipo con sus compañeros, el portugués Felipe Albuquerque, y el también inglés Philip Hanson fuera de secuencia durante casi toda la carrera.

El equipo estaba convencido de que tendría que llegar tarde y, por lo tanto, estar luchando por un podio en lugar de una victoria, pero al final de la carrera se supo que los otros contendientes no tuvieron la fuerza suficiente para competir por el triunfo que lograron Di Resta, Albuquerque y Hanson con 20 segundos de ventaja.

Con esta victoria, la segunda consecutiva del United Autosports, sus pilotos se convierten en el primer equipo de pilotos LMP2 en ganar dos carreras seguidas desde el Rebellion en 2017.

El segundo puesto fue para el equipo chino No.37 Oreca07-Gibson del equipo chino Jackie Chan DC Racing con el inglés Will Stevens, el francés Gabriel Aubry y el holandés Ho Pin Tung.

El No. 38 Oreca07-Gibson del equipo inglés JOTA 07 con el mexicano Roberto Gonzalez, el portugués Antonio Félix Da Costa y el inglés Anthony Davidson completaron el podio.

La vuelta de la competición al Circuito de Las Américas, por primera vez desde el 2017, se debió al ser la alternativa al no poderse celebrar en Sao Paulo (Brasil), el 2 de febrero, como estaba previsto en el calendario, al fallar el promotor en los compromisos comerciales y tener que suspenderse.

El territorio estadounidense volverá a ser escenario de otra carrera más de resistencia esta temporada cuando se de la de la 1000 Millas de Sebring (Florida), el próximo 20 de marzo.EFE

%d bloggers like this: