El español Cadenas quiere ser un gladiador más junto a Argentina en balonmano

Ole

Gina Baldivieso

Cochabamba (Bolivia), 3 jun (EFE).- El español Manolo Cadenas, que aterrizó en Argentina hace un año para hacerse cargo de la selección de balonmano de ese país, se siente complacido por el espíritu de batalla que tienen sus dirigidos y asegura que quiere ser junto a ellos “un gladiador”.

Cadenas (León, 1955) está en la ciudad boliviana de Cochabamba junto a la Albiceleste para los Juegos Suramericanos, en los que debutaron el sábado con una victoria por 20-36 ante Venezuela.

El cambio entre dirigir a la selección española y la argentina ha sido evidente para Cadenas, sobre todo en cuanto al estilo de juego y el nivel, pero el técnico consideró, en una entrevista con Efe, que ha salido ganando porque sus nuevos dirigidos “son chicos que en algunos casos se van abriendo camino”.

“Creo que me necesitan más y puedo aportar esa experiencia europea. Está siendo muy satisfactorio, sobre todo porque veo una implicación y me gusta cómo compiten Los Gladiadores y quiero ser con ellos un gladiador y estar a ese nivel”, aseguró.

Los jugadores argentinos “llevan tiempo siendo gladiadores, pensando como tal” y aunque él lleva poco tiempo al frente del equipo, busca adaptarse “rápido y tener ese espíritu que tienen ellos para competir”.

Según Cadenas, esa es una de las fortalezas que tienen sus dirigidos, que “compiten siempre muy bien contra rivales difíciles”.

“Yo intentaré darles una organización táctica mayor y a ver si la suma de esa táctica que tenemos que mejorar y ese espíritu guerrero nos hace más poderosos”, mencionó.

En su país, Cadenas ha dirigido a clubes como el Cantabria, el Valladolid, el Barcelona, el BM Granollers y el Ademar León, y también ha estado al frente del Wisla Plock polaco.

Es la segunda vez que el leonés está al frente de una selección, tras dirigir a España entre 2013 y 2016.

Sus logros con el equipo hispano incluyen dos medallas, un bronce y una plata, en los campeonatos de Europa de Dinamarca 2014 y Polonia 2016, y una cuarta plaza en el Mundial de Catar 2015.

El único borrón en esa campaña fue la eliminación en la repesca para los Juegos Olímpicos de Río 2016.

El momento cumbre de su carrera fue en 2001, cuando el Ademar ganó el título de la liga Asobal al Barcelona, “que era un equipo imbatible” y lo logró “con un grupo de chicos jóvenes, que después la mayoría llegaron a ser súper jugadores”, explicó.

Para Cadenas, el cambio de continente es “brusco”, si bien “entre España y Argentina hay muchos lazos”.

Fueron precisamente esos “vínculos personales” con dirigentes, con entrenadores, con amigos y jugadores los que le llevaron a aceptar trasladarse hasta Suramérica.

Con todo, el año que lleva en otro continente le ha gustado porque, según dijo, su máxima como entrenador es que quiere ser “alguien decisivo, influyente en la marcha del equipo”.

“Al venir a un deporte amateur y yo estar formado como entrenador en el balonmano europeo profesional siempre creo que tengo algo que enseñar. Y en ese sentido me han recibido muy bien”, comentó.

El hecho de estar en una tierra donde el fútbol es el deporte mayor no es excusa, ya que “eso también pasa en Europa” y, según dijo, “al final hay gente para todo”.

“Hay muchos a quienes les gusta balonmano como a mí y creo que el tema es que sería importante que se profesionalizase. Eso le daría un gran impulso al deporte balonmano en Argentina”, opinó.

Cadenas está contento de estar en los Suramericanos en Cochabamba, en los que la prioridad es que les vaya “bien deportivamente” y sueña con ser campeón junto a Los Gladiadores.

“Sabemos que ahora mismo está un poquito mejor Brasil y que Chile, con Mateo Agarralda como entrenador, ha tenido una gran progresión y creo que entre los tres equipos va a estar el campeón y puede que las primeras posiciones”, consideró.

Para lograr esta meta, cuenta con un bloque de deportistas “con mucha experiencia y que tienen un gran nivel” entre los que brilla el primera línea del Montpellier HB Diego Simonet, quien es, a su juicio, “el mejor jugador de la historia del balonmano argentino”.

Y no es para menos, ya que Simonet fue elegido mejor jugador de la final de la Liga de Campeones que su equipo ganó al también francés Nantes a fines de mayo.

El objetivo que tiene Cadenas es que la selección argentina y él mismo como técnico lleguen “lo más alto posible”.

“Me gusta pensar que lo mejor de mí está por llegar como entrenador”, agregó. EFE