El expolio colonial, núcleo de primera retrospectiva mundial de Dierk Schmidt

Crónica Económica

Madrid, 9 oct (EFE).- El expolio colonial del siglo XIX propagado como hazaña por la pintura histórica, la responsabilidad de los museos como expositores de sus saqueos y el análisis actual de todo ello, no exento de culpa, centran la primera retrospectiva mundial dedicada a Dierk Schmidt, organizada por el Museo Reino Sofía.

Podrá verse hasta el próximo 10 de marzo en el corazón del madrileño Parque del Retiro, concretamente en el Palacio de Velázquez, una decisión no azarosa, según destacó hoy en rueda de prensa el artista alemán.

“Fue clave que la sala fuera protagonista de la exposición”, dijo Schmidt (1965, Unna) entre las inmaculadas paredes de un edificio erigido con motivo de la Exposición nacional de minería, artes metalúrgicas, cerámica, cristalería y aguas minerales en 1883 y que acogió también la Exposición general de Filipinas, Marianas, Carolinas y Palaos de 1887.

Titulada “Culpa y deudas” y comisariada por Lars Bang Larsen, la muestra que ahora lo ocupa comparte temática con la novela de Dostoievski “Culpa y expiación” (1866), esto es, el poder y sus abusos y su vínculo con dilemas éticos y económicos.

“La suya es una pintura histórica repensada desde los parámetros del siglo XXI que utiliza los mismos medios usados para crear aquellos relatos de proezas del siglo XIX”, explicó Manuel Borja-Villel, director del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

La obra de Schmidt, fuertemente imbuida de crítica social, política e institucional, se presenta así conectada con el trabajo de Théodore Géricault, Öyving Fahlström, Richard Hamilton o Allan Sekula.

Con la pintura como principal herramienta, emplea además una extensa variedad de medios, incluidos elementos transparentes como vidrios y plexiglás, que confieren al resultado “una apariencia de fragilidad y de componente fantasmagórico”, destacó Borja-Villel.

Esos materiales, que a menudo se presentan rotos o vacíos, se utilizan -explicó- como metáfora de las vitrinas expositivas de los museos, cuestionando “la aparente neutralidad” de los mismos, “que han sido tradicionalmente uno de los lugares privilegiados” de los relatos coloniales.

“Los museos hoy trabajan de una manera muy diferente, pero soy consciente de que hay centros que no se sentirían cómodos exhibiendo algunas de mis obras”, aseguró Schmidt, en referencia directa a “Die Teilung der Erde-Tableaux zu rechtlichen Synopsen der Berliner Afrika-Konferenz” (“El reparto de la Tierra – Paneles sobre la Conferencia de África en Berlín, 2005-2007).

Compuesto por dos grupos de imágenes, el trabajo aborda la conferencia de Berlín de 1884-1885, donde trece estados europeos y EE.UU. acordaron repartirse África, cuyas consecuencias se dejaron sentir por ejemplo en el “genocidio” que, según denunció Schmidt, su país llevó a cabo contra los pueblos nama y herero en la actual Namibia.

La obra, dispuesta en la nave central del Palacio de Velázquez, sirve de puerta de entrada a uno de los dos ejes en los que se divide el recorrido, el dedicado a la investigación objetiva, en el que se impone la abstracción, sobre la que también se construyen las economías mundiales.

En el ala contraria, la de la izquierda, el artista ha dispuesto los trabajos que son fruto de su experiencia personal, más figurativos, con un espacio central en el que estos dos ámbitos establecen un diálogo frente a frente.

“Aquí se encuentra una de mis obras más tempranas, de la época en que acabé mis estudios y me vi acuciado por las deudas, en la necesidad de ganar dinero con mis pinturas para poder sobrevivir”, reconoció el autor, que definió su visión del arte como “un medio de reflexión y, sobre todo, de autorreflexión”.

Atento al contexto, Schmidt ha realizado una intervención en la arquitectura del Palacio de Velázquez, “Holes in the Main Hall” (Agujeros en la sala, 2018). Se trata de varios agujeros en una de las paredes interiores para que el visitante obtenga una visión no muy distinta de la que ofrecía el Retiro cuando este edificio fue levantado con visos de propaganda colonialista.

Frente a la entrada principal, asimismo se encontrará una serie creada específicamente para esta exposición, “Focus on a Showcase Concerning the Archaelogist Julio Martínez Santa-Olalla” (Foco sobre una vitrina relativa al arqueólogo Julio Martínez Santa-Olalla, 2018), que muestra una vitrina del Museo Arqueológico Nacional (MAN) y objetos procedentes del Sahara español. EFE