El expresidente salvadoreño Funes usó mismo método que Saca para malversar

Radio Fides

San Salvador, 10 ago (EFE).- El expresidente de El Salvador Mauricio Funes (2009-2014) utilizó el mismo método que su predecesor, Elías Antonio Saca (2004-2009), para malversar fondos estatales, dijo hoy uno de los fiscales de un juicio contra Saca.

“Lo siguieron haciendo, Funes tuvo que haber seguido haciendo lo mismo (que Saca), aprovechándose de todo”, señaló el fiscal, quien pidió el anonimato.

Esto en referencia al uso de un reglamento de la Presidencia y al traslado de fondos estatales a cuentas particulares de empleados y su cobro en efectivo.

El expresidente Saca confesó este jueves que utilizó un reglamento para darle una “aparente legalidad” al uso de fondos en beneficio personal y que le daba la facultad a sus presuntos cómplices de abrir cuentas personales para apropiarse de dinero estatal.

“Dicha normativa me permitía asegurar la aparente legalidad en el manejo de los fondos públicos, aprovechar su uso y apropiármelos en beneficio personal y de otras personas”, sostuvo el ex jefe de Estado.

Tres de los exempleados de la Casa Presidencial que enfrentan juicio junto a Saca son procesados en el caso de Funes, acusados de colaborar en la supuesta malversación de más de 351 millones de dólares.

Se trata del exjefe de la Tesorería del Gobierno salvadoreño Jorge Alberto Herrera, del exgerente financiero Francisco Rodríguez Arteaga y del excolaborador Pablo Gómez.

Los primeros dos confesaron los delitos de peculado y lavado de dinero en un “juicio abreviado” a cambio de recibir penas mínimas de entre 3 y 6 años de prisión, mientras que Gómez decidió seguir el proceso “normal”.

La abogada de Herrera y Rodríguez Arteaga, Tania Pastor, sostuvo que estas personas valoran la opción de pactar una confesión en el proceso vinculado a Funes, asilado actualmente en Nicaragua, o ser testigos con criterio de oportunidad.

“Cualquiera de las dos posibilidades es viable, ellos pueden convertirse en testigos con criterio de oportunidad, dado que son personas procesadas y no pueden ser testigos comunes. También podría darse otra vez un proceso abreviado”, apuntó la letrada.

Según la Fiscalía, Funes comandó junto a su amigo Miguel Menéndez, también exfuncionario y empresario de seguridad, una “estructura sofisticada” que sacó más de 351 millones de dólares a cuentas privadas, cobró más de 292 millones en efectivo y los lavó.

El expresidente fue condenado en 2017 a devolver más de 419.000 dólares al Estado, tras ser declarado responsable de enriquecimiento ilícito por parte de un tribunal civil en un juicio ordenado por la Corte Suprema.

Funes, quien llegó a gobernar bajo la bandera del “cambio” ante la corrupción de administraciones anteriores, es el tercer presidente salvadoreño desde que el país entró a la vida democrática en ser acusado de tomar dinero público.

Además de Funes y Saca, el fallecido exgobernante Francisco Flores (1999-2004) fue procesado por supuestamente apropiarse de 15 millones de dólares donados por Taiwán. EFE