El FMI respalda las reformas de Macron, en especial la reducción del gasto

París, 17 jul (EFE).- El Fondo Monetario Internacional (FMI) elogió hoy el plan de reformas económicas del presidente francés, Emmanuel Macron, en especial porque pone el acento en la reducción del gasto público.

“El programa económico es ambicioso, global, pero también equilibrado”, subrayó el jefe de la misión para Francia del FMI, Christian Mussen, en una conferencia de prensa en la que reafirmó su previsión de crecimiento de la economía francesa del 1,5 % en 2017 y avanzó una aceleración para 2018.

Mussen insistió en considerar “apropiado” que el paquete de reformas se centre en el recorte del gasto público y también “realista” el objetivo de disminuirlo en 3 puntos de producto interior bruto (PIB) de aquí a 2022.

En esa línea, afirmó que el Fondo apoya “con fuerza” la meta de cumplir desde este año el compromiso de poner el déficit público por debajo del 3 % del PIB, aunque subrayó la dificultad para conseguirlo.

El Tribunal de Cuentas, en la auditoría encargada por el Ejecutivo cuando asumió las riendas en mayo, advirtió de que sin medidas suplementarias el déficit será 0,75 puntos superior al 3 % previsto.

Mussen pidió que se especifiquen rápidamente dónde se aplicarán los recortes, que quede claro en el proyecto de presupuestos para 2018 que se presentará en septiembre y que se den indicaciones para los ejercicios siguientes.

El FMI dio también “la bienvenida” a la reforma laboral que se está negociando con los interlocutores sociales -una primera ley para habilitar su concreción por decreto ya se está tramitando en el Parlamento-.

De su contenido, destacó tanto la posibilidad de que muchas de las negociaciones se efectúen en las empresas y no al nivel sectorial, como la reforma de la formación profesional y el reforzamiento del aprendizaje, que a su juicio es lo que ofrece un mayor potencial.

Estimó que la moderación salarial será “crítica” para favorecer la creación de empleo y la competitividad, y destacó que las reformas fiscales “van en la buena dirección” porque son favorables para la inversión y la competitividad.

A ese respecto, el FMI aconseja que la planeada reducción del tipo del impuesto de sociedades del 33,3 % actual al 25 % debería ir acompañada de la limitación de deducciones, la supresión de exenciones “ineficaces” y la eliminación del régimen de las pequeñas empresas, que a su entender desincentiva el crecimiento de las compañías. EFE