El gobernador de Puerto Rico visita a un joven preso por fumar marihuana

marihuana (1)San Juan, 22 ene (EFE).- El gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, visitó hoy en prisión a un joven al que sopesa indultar después de haber sido encarcelado por fumarse un cigarrillo de marihuana en las inmediaciones de una escuela y pasárselo a otro.


“Acabo de conversar con Jeremy Ruiz sobre su caso y sentencia”, escribió hoy García Padilla a través de su cuenta en Twitter, en la que también colgó una foto de ambos hablando en prisión. En su escrito añadió: “Agradezco su sinceridad”.

Desde octubre de 2014, el joven, que ahora tiene 24 años, cumple una condena de cuatro años de prisión por encender y compartir un cigarrillo de marihuana cerca de las instalaciones de una escuela en desuso.

El gobernador tiene desde entonces sobre su mesa la petición de indulto de Ruiz, pero asegura no haber decidido nada aún.

El jueves pasado explicó que “hacer buen uso (del poder del indulto) es responsabilidad exclusiva mía, no es de un asesor”.

Por eso, antes de concederlo, “busco opiniones, analizo jurídicamente una posición y qué condiciones se le puede poner para garantizar el aprovechamiento de esa persona”, agregó.

La reunión de hoy tuvo lugar tan sólo un día después de que el mandatario defendiera que nadie debería ser encarcelado por posesión de marihuana para consumo propio.

“Considero que por mera posesión para consumo personal no debe haber nadie preso”, dijo en una conferencia de prensa.

Su comentario coincide además con el reconocimiento por parte de las autoridades locales de que se sopesa la posibilidad de liberar a miles de presos encarcelados por delitos menores, como una vía para contener el gasto público de una Administración que se ha declarado incapaz de reunir los fondos necesarios para prestar los servicios públicos y pagar la deuda.

En su día, y en pleno debate sobre la despenalización de la marihuana, el encarcelamiento de Ruiz encendió todo tipo de protestas por parte de quienes argumentaban que la pena era desproporcionada y que arruinaría la vida del joven.

Puerto Rico inició los trámites legislativos para despenalizar la tenencia de marihuana en pequeñas cantidades y su consumo con fines medicinales, algo que desahogaría a una Policía local saturada y supondría una reducción de gastos judiciales y penales, así como una posible fuente de ingresos.

El Senado local ya aprobó el proyecto que buscaba despenalizar el consumo personal de marihuana en Puerto Rico y establecía que la tenencia de hasta 14 gramos de esa sustancia no tuviera carácter delictivo. Sin embargo, el texto lleva más de un año estancado en la Cámara de Representantes.

Se calcula que hay al menos 200.000 consumidores habituales de marihuana de los 3,6 millones de habitantes que tiene Puerto Rico. (1)EFE