Inicio > Noticias > Internacional > El Gobierno de Macri cree que en Bolivia no se ha dado un “golpe de Estado”

El Gobierno de Macri cree que en Bolivia no se ha dado un “golpe de Estado”

Buenos Aires, 11 nov (EFE).- El Gobierno de Argentina, encabezado por el conservador Mauricio Macri, aseguró este lunes que no hay “elementos” para describir lo ocurrido en Bolivia como un “golpe de Estado”, según expresó el canciller, Jorge Faurie, en una conferencia de prensa en Buenos Aires.

“En este momento y siguiéndolo paso a paso, no están los elementos de describir esto como un golpe de Estado ya existente”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores tras la reunión del gabinete de ministros en la Casa Rosada, en referencia a la renuncia este domingo, en medio de una fuerte tensión social, de Evo Morales como presidente, cuya dimisión fue pedida por las Fuerzas Armadas.

Para Faurie “es muy importante” el rol de las Fuerzas Armadas bolivianas, “simplemente para garantizar la continuidad de la vida institucional de Bolivia y no asumir y tener un rol más protagónico de quienes marcan las leyes de Bolivia”.

Tras hacer referencia a los golpes de Estado que vivieron los países del Cono Sur en la última mitad del siglo XX, Faurie remarcó que “ninguno de los Gobiernos y pueblos de la región quieren reeditar un mecanismo que tuvo trágicas consecuencias” para todas esas naciones.

“Eso lo tenemos no solo condenado sino apartado de nuestra historia. Creemos que Bolivia tiene los mecanismos de su vida política y de su vida institucional para encontrar una solución entre todos los bolivianos a través de su cuerpo de representantes, para decidir cómo convocan una elección que permita trasparentar y legitimar la verdadera voluntad del pueblo boliviano”, subrayó.

Macri, quien dejará el poder el próximo 10 de diciembre tras perder las elecciones frente al peronista Alberto Fernández, solo ha opinado brevemente acerca de lo ocurrido en el país vecino.

“Todos estamos preocupados”, contestó este lunes tras ser preguntado por un periodista al entrar a la reunión de Gabinete.

Morales anunció este domingo en un vídeo que renuncia a la Presidencia después de casi 14 años en el poder.

Esto se produce tras semanas de protestas en las calles -que han dejado al menos tres fallecidos y 421 heridos entre partidarios y detractores del mandatario Morales-, luego de los comicios del 20 de octubre pasado, que según Morales le dieron la victoria pero que la oposición acusa de fraudulentos.

También la Organización de Estados Americanos (OEA) dijo haber detectado irregularidades graves en el cómputo de los resultados.

Para Faurie, “es obvio que hay en este momento una suerte de vacío institucional” tras la catarata de renuncias de diversos altos cargos de la línea sucesoria en Bolivia.

“Todavía la situación pasa por un impás (…) la Asamblea Legislativa es la que debe decidir y eso ocurrirá mañana. Corresponde ahora a la Asamblea decidir en conjunto. Elegir al Gobierno de transición”, añadió.

“Que Bolivia encuentre el camino de la estabilidad y el orden institucional es el hecho más valioso para los argentinos”, sostuvo, convencido de que las elecciones del 20 de octubre quedaron cuestionadas por los mecanismos con que llevó adelante el cómputo electoral.

Como ya adelantó el domingo, en medio de diversas versiones en medios periodísticas que apuntaban a que Morales podría viajar a Argentina para obtener refugio político, el canciller aseveró hoy que “en ningún momento” su Gobierno ha recibido “ningún pedido de asilo”.

También negó que existiera un “pedido de sobrevuelo” del espacio aéreo argentino.

“Nuestra misión diplomática y red consular en Bolivia forma parte de una tradición que tiene el Estado argentino de que cuando alguien solicita resguardarse porque teme por su vida, nosotros inmediatamente recibimos y después se determina la condición en la que permanece con nosotros”, aclaró.

El presidente electo, Alberto Fernández, repudió anoche lo ocurrido en Bolivia y pidió “el compromiso de la Argentina con la institucionalidad y contra cualquier forma de golpe de Estado en el continente debe ser total”.

“Espero que las actuales autoridades actúen bajo ese mismo principio preservando la integridad física de quienes puedan resultar perseguidos por el golpismo y colaboren hasta el 10 de diciembre (día del cambio de mando presidencial) con la recuperación de la democracia en Bolivia”, afirmó el líder peronista.

A pesar de que ningún alto miembro del Gobierno saliente de Argentina se ha referido a lo ocurrido como un golpe de Estado, el diputado Daniel Lipovetzky, miembro de Propuesta Republicana, el partido de Macri, se mostró tajante.

“Si mueve la cola y ladra es un perro! Si las Fuerzas Armadas “recomiendan” (léase obligan,exigen) la renuncia de un presidente elegido democráticamente esto es un golpe de Estado. Es necesario que se aplique la Carta Democrática Interamericana de OEA y que dicho organismo intervenga ya!”, remarcó.

Este mensaje fue esta mañana retuiteado y comentado por el propio Fernández.

“Me tranquiliza ver que en el oficialismo hay gente con la dignidad democrática de la que otros carecen”, consideró. EFE

%d bloggers like this: