El Gobierno de Nicaragua afirma tener un país seguro y espera turistas

Managua, 18 sep (EFE).- El Gobierno de Nicaragua informó hoy que cuenta con uno de los países más seguros de Latinoamérica, pese a la crisis sociopolítica que según organismos internacionales ha cobrado cientos de muertos, y espera recuperar la confianza de los turistas.

“El turismo se recuperará, nuestro país ha sido uno de los más seguros de América Latina, el más seguro de la región (Centroamérica), y está siéndolo, con el trabajo comprometido de nuestra Policía Nacional”, dijo la vicepresidenta Rosario Murillo, a través de medios del Gobierno.

La imagen de Nicaragua como país seguro, que contrastaba con sus vecinos del norte, cambió en abril pasado, cuando las imágenes de policías y paramilitares encapuchados disparando a personas que protestaban contra el presidente Daniel Ortega le dieron la vuelta al mundo.

Organizaciones humanitarias han reportado entre 322 y 481 muertos en los últimos cinco meses durante las protestas, mientras que el Gobierno solo reconoce 198.

Tanto la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), han responsabilizado al Gobierno de “más de 300 muertos”, así como por ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual.

En una reciente entrevista con Efe en Managua, Ortega negó que haya sofocado las protestas con represión, dijo no sentirse responsable de las muertes en las calles durante los últimos meses y culpó a EE.UU. y al narcotráfico de financiar, apoyar y armar a grupos violentos.

Aunque la presencia de policías acompañados con paramilitares con capuchas y armas de guerra crean temor en Nicaragua, Murillo ofreció garantías de seguridad.

“Estamos en todas partes garantizando la seguridad, la tranquilidad de las familias, y garantizando que somos ya uno de los países más seguros de la región”, sostuvo la también primera dama.

“Volveremos a tener esa certificación, que no es un papel, sino las visitas que recibiremos en nuestro país”, agregó.

Datos de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) indican que, durante la crisis, la ocupación de los hoteles pasó de estar sobre el 60 por ciento a menos del 20 por ciento, lo que se suma a que la mayoría de líneas aéreas redujeron en un 50 por ciento la frecuencia de sus vuelos, mientras otras los cancelaron o suspendieron sus planes de ingreso.

En un informe reciente del Banco Central de Nicaragua (BCN) detalló que el gasto promedio de cada turista por día pasó de 45,7 dólares entre enero y marzo a 37,7 dólares entre abril y junio.

El turismo internacional dejó a Nicaragua ingresos por 700 millones de dólares en 2017, un 9 por ciento más que en 2016, según cifras oficiales.

El BCN redujo de un 4,5 al 1 por ciento su previsión de crecimiento de la economía este año, como resultado de la crisis sociopolítica.

Las protestas contra Ortega y Murillo comenzaron por unas reformas a la seguridad social, que finalmente fueron retiradas, y se convirtieron en la exigencia de que renuncie el mandatario, después de 11 años en el poder, entre acusaciones de abuso y corrupción en su contra.EFE