El Gobierno español respalda a Borrell frente a las peticiones de dimisión

Madrid, 27 nov (EFE).- El Gobierno español respalda “absolutamente” al ministro de Asuntos Exteriores, el socialista Josep Borrell, frente a las críticas de la oposición y peticiones de dimisión por haber sido multado con 30.000 euros debido a una “infracción muy grave” en una venta de acciones en 2015.

Incluso el líder de Podemos (izquierda), Pablo Iglesias, hasta ahora socio parlamentario preferente del Ejecutivo, le ha pedido que deje el cargo.

Las peticiones de dimisión o cese llegaron después de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) haya sancionado a Borrell por vender 9.030 euros en acciones de la empresa española Abengoa cuando era consejero de la compañía y, por tanto, disponía de “información privilegiada”.

Fuentes del Palacio de la Moncloa, sede del Gobierno, destacaron que Borrell ya dio en su momento las explicaciones oportunas y que cuenta “absolutamente” con el apoyo y el respaldo del Ejecutivo para que siga al frente del Ministerio de Asuntos Exteriores.

En esta línea, fuentes cercanas al ministro aseguraron que la multa impuesta por la CNMV (el regulador bursátil español) es “la consecuencia lógica” de no haber recurrido la sanción.

Borrell, que es ministro desde junio, anunció el pasado 17 de octubre que no recurriría la multa porque, para hacerlo, tenía que presentar un recurso ante el Ministerio de Economía del gobierno español actual, del que forma parte, lo que podría generar un “conflicto de intereses”.

El ministro explicó varias veces que las acciones no eran suyas, sino que lo hizo “por cuenta de un tercero”, y recalcó que no vendió sus propios títulos.

Aún así, Borrell reconoció el mes pasado que la venta “no fue adecuada” ni por el momento en que se hizo ni por “la apariencia de irregularidad” que pudo generar, pero lo calificó de “un problema de menor cuantía” que no afecta a su “idoneidad” para el cargo.

“La valoración de la tarea de Gobierno del ministro Borrell es impecable y por supuesto que tiene plenas capacidades para continuar desarrollando su trabajo”, sostuvo hoy la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet.

Pero el presidente del Partido Popular (PP, derecha), Pablo Casado, afirmó que el ministro de Exteriores está “deslegitimado” y reclamó que acuda inmediatamente al Congreso de los Diputados a dar explicaciones.

La portavoz nacional del partido liberal Ciudadanos, Inés Arrimadas, advirtió de que sería “muy grave” que Borrell “hubiera mentido a los españoles” al asegurar que no había cometido “ninguna infracción” en la venta de esas acciones.

Mucho más allá ha ido el secretario general de Podemos (izquierda), Pablo Iglesias, quien reclamó directamente la dimisión, a pesar de matizar que respeta “su altura política”.

“Respeto a Borrell por su inteligencia y su altura política y creo que dimitirá sin necesidad de que se lo exijamos. Hoy tiene la oportunidad de dar ejemplo”, escribió Iglesias en Twitter. EFE